Semifinalistas con sangre de África y El Caribe.

Si bien es cierto que las semifinales de Rusia 2018 fueron alcanzadas por cuatro equipos europeos: Francia, Bélgica, Croacia e Inglaterra, la realidad es que sus planteles no son cien por ciento originarios del Viejo Continente, ya que, a excepción del equipo Vatreni, en gran parte de sus jugadores corre sangre africana y caribeña.

En el equipo galo es donde se observa más esa tendencia, ya que más de la mitad del plantel está relacionada de alguna forma con África, porque sus padres son nacidos en esa región del planeta, e incluso dos nacieron fuera de Francia: Samuel Umtiti en Camerún y Steve Mandanda en el Congo.

Los jugadores Kylian Mbappé, Paul Pogba, Ousmane Dembélé, Blaise Matuidi, Benjamin Mendy, Djibril Sidibé, N’Golo Kanté, Corentin Tolisso, Presnel Kimpembe, Steven N’Zonzi, Adil Rami y Nabil Fekir, tienen todos al menos un padre nacido en países como Senegal, Togo, Mali, Guinea, Congo y Argelia.

Mismo caso en Bélgica, donde los jugadores Romelu Lukaku, Vincente Kompany, Marouane Fellaini, Nacer Chadli, Mousa Dembélé, Michy Batshuayi, Dedryck Boyata y Youri Tielemens, todos nacidos en Bélgica, pero que al menos uno de sus progenitores son de Marruecos o de la República Democrática del Congo, antes Zaire.

En Inglaterra predomina la sangre caribeña, porque Raheem Sterling es nacido en Jamaica, mientras que los padres de Ashley Young y Danny Rose son también del país del Reggae, en tanto que Fabian Delph y Ruben Loftus-Cheek tienen ascendencia de Guyana.

Jesse Lindgard y Marcus Rashford son descendientes de caribeños nacidos en San Vicente y las Granadinas y San Kitts y Nevis, respectivamente.

Además, Delle Alli nació en Londres, pero es hijo de un príncipe nigeriano, quien se lo llevó muy pequeño a vivir a ese país africano, aunque no por mucho tiempo, mientras que los papás de Danny Welbeck son originarios de Ghana. Como dato aparte, el padre del goleador Harry Kane ni siquiera es inglés ya que es de Irlanda.

Por último, en el caso de Croacia pasa algo relativamente similar, porque, aunque son todos europeos, dicho país es resultado de la disolución de la antigua Yugoslavia en 1992, por lo que sus futbolistas invariablemente tienen sangre de Eslovenia, Bosnia, Montenegro, Macedonia y Serbia, es decir, no cien por ciento croata.

 

Comentarios

Notas Relacionadas