El 90 % de las viviendas nuevas se construyen en cuatro municipios.

Infoecos/Colima

En los municipios de Colima, Villa de Álvarez, Manzanillo y Tecomán, se concentra más del 90 por ciento de la construcción de vivienda de la entidad, por ello los empresarios del sector han buscado el acercamiento con las autoridades electas para darle continuidad al ritmo de trabajo.

José Francisco Rivas Valencia, presidente en Colima de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda (Canadevi), señaló que ya han dialogado con tres de los presidentes municipales entrantes, para conocer cuál será la estrategia que implementarán y exponerles los planes de la Canadevi.

Confirmó que la Cámara dispone de un diagnóstico y ha detectado las oportunidades en los municipios donde es más alta la demanda de vivienda y buscará enfrentar positivamente, junto con las autoridades, el cambio en la reglamentación en materia de desarrollo urbano.

“Se está terminando el proyecto de Ley de Asentamientos Humanos a nivel estatal que va a modificar lo que se ha realizado hasta ahora en términos de procedimientos, por eso tenemos que trabajar muy de cerca con las nuevas autoridades en coordinación con el Estado, para que el proceso de transición e implementación de la nueva ley también sea rápido y terso para seguir trabajando y no se detengan los proyectos”, reconoció.

Recalcó que existe cierto riesgo por lo que concierne a la “curva de aprendizaje” entre la entrada en vigor de la nueva ley y la llegada de nuevos funcionarios, por lo que están interesados en trabajar con ellos para que conozcan los temas y también las inquietudes de los desarrolladores de vivienda.

Respecto a la posible llegada de una Secretaría de Estado, los trabajadores y sus familias, señaló que la Canadevi ha tomado la noticia con ciertas reservas porque no se ha definido nada todavía, y en todo caso sería un proceso lento y caro.

“No se sabe todavía cómo se implementaría esta estrategia por parte del Gobierno federal aunque si se concreta generaría un impacto importante, para lo cual hay que estar preparados, aunque se reconoce que el proceso no se dará de inmediato por el costo que implica esta movilización”, aseguró.

Francisco Rivas reconoció que de darse este cambio se tendrían que definir situaciones como dónde construir oficinas, viviendas, espacios en escuelas, servicios de salud y otras demandas que se tiene que satisfacer y que en su momento impactarían en corto plazo al Gobierno estatal y municipal.

Agregó que también se debe calcular el impacto en las necesidades de infraestructura para servicios de agua, drenaje y electricidad, para que las distintas dependencias que los ofrecen puedan atender las demandas en muy corto plazo.

Puntualizó que ya se cuenta con una importante reserva territorial por parte de los desarrolladores, donde se podrían construir las viviendas que se vaya a necesitar y no tendrían inconveniente de dónde hacerlas, pero afirmó que sería cuestión de confirmar en qué lugares se podrá atender la demanda de servicios complementarios, y a partir de eso se aceleraría la inversión en este renglón.

Comentarios

Notas Relacionadas