¡Viva México!.

Hoy celebramos por la noche el “Grito de Dolores” o “Grito de Independencia”, aunque los historiadores han documentado que la primera narrativa no se dio y la segunda, la independencia en realidad arrancó el 16 de septiembre de 1810 y se consumaría 11 años después.

Los preparativos para el festejo de la noche mexicana, como la denomina la comercialización, se dejarán sentir desde temprano en el jardín principal, no faltarán los expendios de ventas de refrescos, aguas frescas, pozole, sopitos, enchiladas, sopes gordos, por mencionar algunos platillos, bebidas, la pelea de box y la presentación de las chicas Ha-Ash.

Lo cierto, con este hecho dio inicio en la ciudad de Dolores, Guanajuato, a cargo del cura Miguel Hidalgo, un suceso que marcaría la vida de nuestro país, el inicio de la lucha de independencia de México, consumada un 27 de septiembre de 1821, es decir, con este fenómeno histórico, nuestro país nace como nación.

A través del tiempo y en su devenir de este fenómeno histórico, se han creado alrededor una serie de anécdotas, algunas reales, otras imaginarias pero desconocidas para una gran mayoría de ciudadanos mexicanos y que necesitan ser explorados por los historiadores, porque en más de una ocasión se pasa de la independencia al circo.

Por ese motivo, compartimos algunos datos tomados de Alfredo Ávila (doctor en Historia y catedrático de la UNAM), quien explica varias anécdotas de los próceres de la patria, como los restos momificados de Fray Servando Teresa de Mier –teólogo y filósofo-, quien terminó siendo exhibido como una momia algunos años en varios lugares del país, al ser confundido su cuerpo con los de una supuesta víctima de la inquisición en el convento de Santo Domingo, en la Ciudad de México, y fueran vendidos a un italiano que poseía un circo de excentricidades.

Alfredo Ávila sustenta que a través de narrativa se han creado mitos, como el de El Pípila, de quien afirma que no se han encontrado datos que confirmen su existencia. También documenta que el único prócer de la patria que no descansan sus restos en el Ángel de la Independencia de la Ciudad de México son los de José María Morelos y Pavón, y que en realidad hasta el momento se desconoce su paradero, explicando que algunas versiones señalan que los despojos de Morelos se deshicieron en el mar, producto de que su hijo Juan Nepomuceno depositara su cuerpo en alta mar, durante un viaje a Europa.

Un hecho histórico irónico en la actualidad y que nos comparte el doctor Ávila es el fusilamiento del prócer de la patria Vicente Guerrero –hombre que mantuviera viva las llamas de la Independencia tras las muertes de Hidalgo y Morelos-, un 14 de febrero (Día de la amistad y del amor) de 1831, en Cuilápam, Oaxaca.

Poco conocemos el motivo por el cual José Miguel Fernández Félix decidiera llamarse Guadalupe Victoria. Nos explica el doctor Alfredo Ávila que el héroe retoma el nombre posterior a su triunfo de Oaxaca (1813). También nos comparte un pasaje en donde un prócer resulta patriota, pero poco leal a su mujer, como fue el caso del licenciado Andrés Quintana Roo (abogado y periodista).

Nos señala Alfredo Ávila, que Quintana Roo, después de colaborar en la redacción de la Constitución de Apatzingán, tuvo que esconderse con su esposa, Leona Vicario, quien también era perseguida por las tropas virreinales, mas cuando supo que lo habían descubierto, dejó sola a su esposa, aun con el conocimiento de que si era capturada podría ser fusilada.

Sobre los días de fiestas patrias, los historiadores coinciden en que la fecha a conmemorar en realidad es el 16 de septiembre y que no debe haber confusión sobre el inicio, que lo del Grito de la noche inició en el periodo de la dictadura porfirista y al parecer tiene más que ver con la coincidencia del cumpleaños de Porfirio Díaz. En estos días es interesante compartir información verídica, para que nuestras futuras generaciones crezcan en la certeza, así como en el saber.

 

Comentarios

Notas Relacionadas