Ordenan nuevas evacuaciones a causa del huracán Florence.

Galivants Ferry, Carolina del Sur, EE. UU.

Mientras el agua fangosa de los ríos continuaba inundando comunidades enteras el viernes, ocho días después de que el huracán Florence tocó tierra trayendo casi un metro (tres pies) de lluvias, se ordenaron nuevas evacuaciones que obligaron a los residentes a huir a terrenos más elevados en medio del extenso desastre que da la impresión de que no terminará jamás.

Al menos 43 personas han muerto, incluyendo un anciano cuyo cuerpo fue encontrado en una camioneta pick-up que quedó sumergida en Carolina del Sur.

Además, cientos de personas se han visto obligadas a dejar sus casas conforme los ríos siguen aumentando de nivel.

Autoridades de las Carolinas advirtieron a los residentes que se mantengan alerta, debido a que es muy probable que la situación empeore antes de que empiece a mejorar.

“Aunque cesaron los vientos y ya no cae lluvia, aún hay agua y lo peor está por venir”, dijo el gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster.

Durante un evento en Las Vegas, el presidente Donald Trump dijo que a Carolina del Sur le espera una tarea “complicada” debido a que las inundaciones continúan subiendo.

“Recibieron un golpe, pero el más fuerte viene días después y será el peor que hayan recibido”, dijo Trump, quien esta semana visitó las Carolinas.

Aunque la mayoría de las personas en las Carolinas y Virginia ya cuentan nuevamente con servicio eléctrico y las cuadrillas de trabajadores ya recogen los escombros en muchas zonas, el agua que fluye hacia el mar desde tierra adentro ha causado desbordes de ríos en toda la región.

Los equipos de rescate, equipados con lentes de visión nocturna, utilizaron helicópteros, lanchas y vehículos militares todoterreno durante la noche para evacuar a alrededor de cien personas de un condado del sureste de Carolina del Norte, en donde el alto nivel del agua rebasó un dique e inundó un poblado.

Comentarios

Notas Relacionadas