Tabús hacia nutriólogos impide que sociedad acuda a atenderse.

La nutrióloga Betsy Vargas Nieto consideró el mayor de los tabús para la mayoría de las personas es que se van a quedar sin comer al ir con un nutriólogo: “Voy a tener hambre todo el día, me va a quitar las tortillas, pero no sucede así.

“Al contrario, nuestros pacientes salen de aquí diciendo ‘voy a comer más de lo que comía antes’, porque nosotros trabajamos frutas, verduras, cereales, alimentos de origen animal. Todos van en el plato.

“Nosotros lo que hacemos es ayudarlos a que hagan ellos en casa el plato con alimentos que utilicen normalmente”.

Explicó que las consecuencias de consumir lo que son productos milagro, tanto por su experiencia como de algunos pacientes, es que provocan problemas de salud, en el riñón principalmente. “O sí bajas de peso, pero a la vuelta de un año viene el rebote y suben todavía más que como estaban”.

Betsy Vargas detalló que en estos casos, para bajar ese peso, el paciente batalla todavía más. “La grasa se hace más difícil de quitar, pero a los pacientes se les complica más a diferencia de los que nunca han tomado nada.

“No es que vaya a provocar una enfermedad, pero debe haber afectaciones a nivel metabólico”.

Reiteró que lo recomendable es acudir con un profesional, una persona calificada para explicarles cómo es una alimentación correcta. “Que el paciente pueda hacer su dieta sin que le requiera un costo extra”.

Comentarios

Notas Relacionadas