Por incremento a tarifas de luz, podrían cerrar 800 restaurantes.

Infoecos/Colima

De tres meses a la fecha, las tarifas que cubren los propietarios de restaurantes grandes, medianos y pequeños se han incrementado hasta en un 130 por ciento y esta situación, además de los incrementos en la gasolina y otros insumos, podría derivar en el cierre de muchos negocios.

De acuerdo con Sergio Ochoa Contreras, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) en Colima, la situación ha generado una crisis en la que los propietarios se han visto orillados a no contratar más personal o a comenzar a despedir a sus trabajadores.

Destacó que el problema afecta tanto a negocios pequeños como a grandes restaurantes, y señaló que alrededor de “un 15 o un 20 por ciento de los restaurantes en Colima están en riesgo de cerrar, porque sufren bastantes problemas económicos”, reconoció.

Indicó que, generalmente, de acuerdo a las estadísticas, septiembre es un mes de ventas bajas, pero además han tenido una caída aún mayor y además tienen que enfrentar el alza de la gasolina, gas y otras cosas, “entonces enfrentamos una etapa complicada”, reconoció.

Detalló que en todo el estado existen cuatro mil 193 unidades de negocios que podrían salir afectados y por eso es importante el número de restaurantes que pueden cerrar.

Sergio Contreras confirmó que la situación comenzó a agudizarse desde hace tres meses y no sólo con los propietarios de restaurantes, sino también en el sector hotelero de Manzanillo y otras ramas del comercio, además de viviendas particulares.

Bajo estas condiciones, hizo un llamado al resto de los presidentes de las cámaras empresariales en Colima para que se escuche la voz de todos los afectados y quizá aplicar acciones como las de apagar las luces durante dos horas, como hacen en Veracruz, “medida que se comenzará a replicar en otras entidades y que son acciones a las que nos vamos a sumar”, confirmó.

Desde su punto de vista, la situación resulta preocupante porque el problema es generalizado en todo el país y las autoridades de la Comisión Federal de Electricidad, con quienes se han dirigido directamente, eluden su responsabilidad al decirles que al interior de la empresa operan cuatro compañías y no les corresponde reducir tarifas.

Bajo estas condiciones, precisó que a nivel nacional, el presidente de la Canirac, Francisco Fernández Alonso, ha comenzado a solicitar a los propietarios de todos los restaurantes del país, a elaborar una carta y enviársela para hacerlas llegar a la Comisión Reguladora de Energía y a las cámaras de Diputados y de Senadores, para que se solucione este problema.

Comentarios

Notas Relacionadas