Sutil y desgarradora coexiste la violencia.

La ilusión del arte teatral rememora, conmueve y hace evidente la presencia silenciosa de la violencia de género en muchas de sus manifestaciones, tipos y modalidades. Así se agradece a la dirección del teatro Hidalgo, abrir sus puertas a la presentación de la obra “El diccionario”, del autor Manuel Calzada Pérez, protagonizada por la actriz Luisa Huerta con la dirección de Enrique Singer y demás integrantes de la Compañía Nacional de Teatro de México, quienes hicieron posible esta puesta en escena para el público de Colima.

Reflejar la vida de María Moliner (España 1901-1981), bibliotecaria, grafóloga, primera mujer en impartir clases en la Universidad de Murcia, investigadora incansable durante más de 15 años, trabajó individualmente sin los modernos recursos digitales, para elaborar y publicar el Diccionario de Uso del Español (DUE), que se diferencia de sus homólogos editados por la Real Academia Española (RAE), porque carece de texto normativo e incorpora el uso del habla que hacemos de manera cotidiana. Introdujo una auténtica revolución en la ordenación alfabética al considerar las letras dobles (CH y LL) como simples (C seguida de H, L seguida de L), decisión que se aprobó hasta 1994 (https://www.skoob.com.br/livro/pdf).

Hoy ya se conocen e identifican en sus datos de vida, los tipos y modalidades de la violencia de género que padeció; fue perseguida política del franquismo e inadvertida por la cultura patriarcal dominante, pues a pesar de la magnitud de su obra, la RAE no la reconoció para ocupar un espacio en la Academia y hasta soportó la incomprensión de su extraordinario quehacer hasta en el seno doméstico. Estas lamentables situaciones quedaron develadas en la muestra teatral para un público juvenil atento, que alcanzaba a interpretar esa vulnerabilidad de muchas mujeres durante el siglo XX.

En toda la vida de María Moliner estuvo presente la violencia basada en el género, que se define por actos perpetrados en contra de una persona solo por su condición femenina, asentados en la imposición de diferencias y la discriminación, donde resulta más importante la condición masculina cuando se trata de evaluar las acciones de un varón y una mujer.

Desde 1979 están aprobados los principios de la Convención para eliminar todas las formas de discriminación hacia las mujeres (CEDAW), donde se establece la participación de la mujer en igualdad de condiciones con el hombre, en todos los campos, que resulta indispensable para el desarrollo pleno y completo de un país, el bienestar del mundo y la causa de la paz.

Se reconoce la igualdad no androcéntrica sino basada en la protección de los Derechos Humanos de las mujeres, y se considera violencia a todo acto violatorio del principio de igualdad hacia la mujer como sujeto jurídico equivalente al hombre en dignidad humana. Los acuerdos de la RAE lo ignoran.

Asimismo se consideran los actos tanto contra las personas adultas, niños, niñas y adolescentes, con el agravante de la vulnerabilidad de las mujeres en la sociedad, por su estructura social y cultural.

El arte no tiene como aspiración final educar, pero convoca a la reflexión por sus maneras y al conmover la conciencia de quienes disfrutaron de la obra “El Diccionario”, que lograron sentir en carne propia los padecimientos de María Moliner, en las palabras, acciones y gestos interpretados por la actriz Luisa Huerta, quien la revivió y colocó al alcance de la sensibilidad colectiva. Así la presentación con su dramaturgia ratificó que el teatro puede abordar todos los temas, reconocer la vida y reflexionar sobre realidades pasadas que coexisten en el presente, incluido el lamentable tema de la violencia de género.

Muchas gracias a la Compañía Nacional de Teatro de México y a la dirección del teatro Hidalgo, que propiciaron, con esta puesta en escena, una reflexión de manera lúdica y muy profesional, sobre lo mucho que deben afrontar las mujeres decididas a participar con inteligencia en el desarrollo de la sociedad. Esos logros deben divulgarse porque el silencio, también es violencia.

@Letra Clara

*Maestra en Ciencias de la Comunicación

Comentarios

Notas Relacionadas