Interés Público.

RIVAS GUZMÁN, FUNCIONARIO EFICIENTE

Desde su llegada a la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), José Rivas Guzmán ha dado muestras patentes de su compromiso por la función pública y su inteligencia política, ya que logró gestionar la reactivación de la clínica que se ubica en la avenida De Los Maestros, que por una mala decisión se dejó prácticamente abandonada desde hace más de un año.

Su trato conciliador y su calidad humana, le permitieron, desde un principio, tener la sutileza para suavizar la relación con la Sección 30 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social.

Incluso el líder de los trabajadores del IMSS, Rafael Ruvalcaba Aceves, mostró su beneplácito porque Rivas Guzmán está de acuerdo con que se reutilicen las instalaciones del antiguo Hospital de Zona número 1, ubicado en la avenida De Los Maestros.

De esa forma, priorizando los intereses de la población sobre asuntos personales, se confirmó que se ha autorizado la rehabilitación del área de Medicina Familiar de estas instalaciones para trasladar ahí la misma área que actualmente opera en la Unidad de Medicina Familiar N° 11.

Gracias a esto, en las instalaciones de la avenida De Los Maestros, más grandes y que desgraciadamente estaban desaprovechadas, ahora se incluirá sus cinco consultorios del turno matutino y vespertino.

Se espera, por otro lado, que en una segunda etapa en las instalaciones que hoy están abandonadas, comenzarán a operar otros cinco consultorios y, finalmente, llegarán a 15 consultorios en una tercera etapa de ampliación.

Por consiguiente, se mejorará de manera significativa la prestación de este servicio tan importante para la población, en especial en un punto donde convergen la zona centro y la parte norte de la zona conurbada Colima y Villa de Álvarez, pues se tendrían 15 consultorios por turno matutino y vespertino para atender la demanda de los derechohabientes, que son más de 410 mil trabajadores asegurados.

Desde que dejó de prestar los servicios médicos y de emergencia esta clínica, Ecos de la Costa dio un seguimiento periodístico puntual, exponiendo las afectaciones que genera a la población, así como a los comercios colindantes. Fue un error desde un principio, pues se tenía una buena infraestructura y en un punto estratégico de la ciudad.

Sin embargo, se tomó la mala decisión de cerrarla, por lo que esta infraestructura, que en su momento costó decenas de millones de pesos, quedó desaprovechada y se convirtió, prácticamente, en un ‘elefante blanco’. Afortunadamente, el doctor Rivas Guzmán remendó estos yerros y ahora se impulsará ampliar el servicio a la población en ese espacio.

Con esta decisión atinada, no solamente se reactiva la vida comercial y económica de los alrededores de la avenida De Los Maestros, sino que al trasladarse los consultorios de la Clínica N° 11 también se podrá disponer de un espacio para las oficinas delegacionales, además de que se dará reapertura de los Servicios de Atención Médica Continua que se conocen como Servicios de Urgencias, aunque tendrán otra modalidad.

Esto es lo que más agradece la población, pues en su momento se denunció la necesidad de contar con un servicio de urgencias en la zona Centro de Colima, para evitar problemas operativos con los traslados, la distancia y el tráfico para quienes acuden hasta el nuevo hospital en Villa de Álvarez.

Rivas Guzmán es un claro ejemplo de la importancia y la necesidad indispensable de contar con funcionarios eficientes, inteligentes, profesionales y que tengan la capacidad para responder a las necesidades de la población. Es una lástima, en ese sentido, que desaparezcan las figuras de delegados, teniendo en el IMSS al doctor Rivas.

De ahí la importancia de que su talento y capacidad sean aprovechados. Esperemos, pues, que la futura coordinadora estatal, Indira Vizcaíno, haga un análisis a fondo para conocer los perfiles y el trabajo realizado de los delegados en el estado. Si bien hay delegados prácticamente de ornato, también los hay, como Rivas Guzmán, que generan resultados y beneficios a la población por su acertada gestión.

 

EL CONGRESO, UN VODEVIL

Los diputados de la “esperanza” y el “cambio verdadero”, han convertido las sesiones en el Legislativo en un espectáculo circense, donde impera la acusación y el insulto entre los mismos legisladores que conforman la coalición “Juntos Haremos Historia”.

En la repartida del pastel, cuando definieron las presidencias de las Comisiones, el líder de la bancada de Morena, Miguel Ángel Sánchez Verduzco, acusó al líder de la bancada del PT, el exconsuegro de Mario Anguiano, Carlos César Farías Ramos, por presuntamente intentar comprar la voluntad de dos legisladoras que recientemente dejaron el PT para sumarse a la bancada de Morena. Incluso aseguró contar con audios en los cuales busca comprarles las candidaturas.

En respuesta a la acusación del líder de Morena en el Congreso local, Carlos César Farías le exigió que presentara los supuestos audios donde se evidencia la compra de voluntades. Hasta el momento eso no ha pasado.

El drama no termina ahí: tras esta guerra de declaraciones y acusaciones de corrupción, entre los legisladores de la “esperanza”, las diputadas de Morena, Claudia Aguirre y Araceli García Muro, desmintieron lo dicho por su coordinador, indicando que “no quisieron comprarnos la candidatura, pero sí nos la quisieron quitar”.

De acuerdo a las acusaciones que Miguel Ángel soltó en el pleno del Congreso local, Farías buscó comprar su candidatura y la de dos legisladoras. La supuesta grabación es sobre una reunión con Farías Ramos en el restaurante “La Palapa del 9”, donde le habría ofrecido dinero para “bajarse” de la candidatura; además también señaló que intentó sobornar a la entonces candidata Claudia Aguirre y a Araceli García Muro.

Ambas diputadas, al ser cuestionadas por los medios de comunicación sobre el particular, rechazaron que se les ofreció dinero por dejar sus candidaturas. Sin embargo, refirieron que César Farías no les ofreció dinero ni les quiso quitar las candidaturas, aunque mencionaron que sí hubo otras fuerzas políticas que “pretendieron intervenir en el asunto”.

También rechazaron haber estado presentes en la supuesta reunión entre César Farías y Miguel Ángel Sánchez, en el restaurante “La Palapa del 9”, como también se dijo en tribuna; “ahí solamente él -Miguel Ángel- puede contestar. Nosotros no estuvimos en ese lugar”. Las diputadas decidieron no abundar más en el tema y afirmaron que todo lo relacionado con la fracción legislativa sería a través de comunicados de prensa, “esa es la instrucción”.

Lo que queda fuera de toda duda es la división y la pugna por los cotos del poder entre los legisladores “del cambio verdadero”, quienes han demostrado, con los hechos y su actuar, que no son tan diferentes a la otra clase política que tanto desprestigian y repudian.

Tan es así que a casi un mes de controlar el Legislativo, imperan las mismas prácticas legislativas, con la agravante de que no se han reducido el salario, como tanto pregonaron con la austeridad republicana durante el periodo de campañas. Prueba de ello es que no existe ningún decreto o iniciativa de ley al respecto.

El legislador Vladimir Parra, en sus redes sociales, difundió su recibo de nómina en el que muestra que sus percepciones son de 46 mil 238 pesos quincenales, pero tiene deducciones por 24 mil 559 pesos, por lo que del primero al 15 de octubre le pagaron 21 mil 678 pesos. Sus percepciones, por lo tanto, siguen siendo de más de 46 mil pesos quincenales y además, esos descuentos, por concepto de fondos de ahorro, multiplicado por las 25 quincenas del año, da una cantidad que el legislador recibirá a fin de año, más su aguinaldo tasado en el ingreso total.

No, el legislador Vladimir no se está bajando el sueldo, pues sus percepciones son de más de 46 mil pesos quincenales; esas deducciones, que representan casi el 50 por ciento de su sueldo, no están transparentadas. ¿Tiene algún préstamo o paga pensión alimenticia el diputado? Esos pueden ser algunos conceptos por deducciones. ¿Por qué el diputado local no transparenta el concepto de deducciones con el cual se le está descontando casi el 50 por ciento de su salario? La pregunta es legítima.

Debería de publicar, además de los conceptos de las deducciones, el documento de nómina en el que aparecen los bonos de gasolina y canasta básica, conceptos que en el documento que publicó en su Facebook no aparecen. Morena debe desterrar las prácticas de simulación, tan nocivas para la política porque buscan engañar a la población.

Mal empiezan los legisladores del “cambio verdadero”, quienes lo único que han cambiado es su capacidad económica y el número de cero de su cheque, pues con excepción del ambiguo documento del legislador Vladimir, los restantes diputados ni siquiera aluden el tema de la austeridad, enfrascados en peleas estériles y en aprobar exhortos que avivan la grilla política. De ese nivel, los nuevos legisladores, la esperanza de México.

 

LA CASETA: NI UN PESO MÁS

La legisladora federal de Morena y futura coordinadora estatal, Indira Vizcaíno Silva, anunció ayer que los colimenses propietarios de vehículos particulares pagarán 45 pesos de peaje en la caseta de Cuyutlán. Esta medida entraría en vigor a partir del próximo lunes, a través de una tarjeta inteligente TAG, la cual se entregará de manera gratuita.

Más allá del descuento, que sólo evidencia la arbitrariedad de la empresa para bajar y subir el costo del peaje –de manera discrecional, sin ningún parámetro objetivo, elevó el cobro afectando a los colimenses-, lo que los ciudadanos queremos es el retiro total de la caseta de Cuyutlán, cuya concesión es a todas luces injusta y tiene observaciones por parte del Gobierno del estado y el Congreso local.

Indira Vizcaíno debe ponerse de parte de la población y no ser una intermediaria de la empresa, que ahora ofrece cobrar menos para que la dejen seguir operando, aunque existen elementos jurídicos para quitarle la concesión a la empresa Pinfra, que es la que la administra.

No puede haber marcha atrás. Que se continúen con los procesos legales y la estrategia jurídica, tanto desde el Legislativo local, el Congreso de la Unión, el Gobierno del Estado y el mismo gobierno de López Obrador. Indira debe trabajar de manera coordinada con los otros poderes.

Los colimenses no debemos pagarle ni un peso más a esta empresa que administra la caseta de Cuyutlán. Por otro lado, no es viable eliminar la caseta de Cuyutlán. Que la administre el estado, que no se le cobre a los automovilistas con placas de Colima y que se les cobre a los tráileres que transitan por esa zona.

De esa forma se soluciona el recurso para el mantenimiento de la autopista y, además, se crea un fondo para que el Gobierno estatal lo utilice en obra pública y apoyos sociales. Es una medida necesaria. De ahí la importancia de que todos los actores políticos dejen atrás las divergencias partidistas y sus antagonismos personales, para trabajar juntos por Colima.

Que Indira Vizcaíno salga y diga que vamos a pagar menos a partir del lunes, es hacerle el ‘caldo gordo’ a la empresa y fungir como vocera de la misma. La legisladora federal debe dejar claro que la postura es irreductible: quitarle la concesión a la empresa que administra la caseta de Cuyutlán, garantizar la gratuidad del tránsito a vehículos con placas de Colima y canalizar el cobro del peaje a tráileres en mantenimiento y programas sociales.

Lo de los 45 pesos es ‘atole con el dedo’. Y demuestra, además, que la empresa casi no canaliza nada del recurso que obtiene al mantenimiento de la autopista, pues con facilidad hace dos, tres, cinco años, pudo haber mantenido este precio; sin embargo, siempre lo aumentaron. Es, sobre todo, una cuestión de legalidad, pero también de dignidad. La pregunta, aquí, es de qué lado está Indira Vizcaíno y el gobierno de López Obrador.

 

AMLO, DESGASTE PREMATURO

Inmerso en una dinámica mediática desde que ganó la elección presidencial, López Obrador ha asumido un papel protagónico en el escenario nacional, tan es así que incluso ha desplazado al presidente Enrique Peña Nieto.

Por eso el activismo de López Obrador, quien declara, realiza ruedas de prensa, hace giras por todo el país, como si todavía estuviera en campaña. Eso ha propiciado, en gran medida, el desgaste prematuro de su figura, pues sus declaraciones son criticables –cuando no francamente censurables- y sus posturas contradictorias.

Así, en una ocasión dice que no hay crisis financiera y en otras que el país está en bancarrota; habla sobre la amnistía y los foros de seguridad, y después habla de aumentar a 50 mil las fuerzas armadas en el país; en ocasiones expone la austeridad como bandera de su partido, un fin en lugar del medio, y luego se ve la boda de César Yáñez, su hombre más cercano, así como a los legisladores de Morena que no se reducen su sueldo, sino que le dan vueltas al asunto.

Todo esas contradicciones, incongruencias, incumplimiento de promesas –como la de bajar el precio de la gasolina-, ha generado un importante desgaste en la figura de López Obrador. Cada vez se aprecia más ese desgate en su figura, por lo que al llegar a la Presidencia, en el mes de diciembre, su imagen no tendrá la misma aprobación que el día de la elección.

Comentarios

Notas Relacionadas