La próxima generación de científicas mexicanas.

Una investigación realizada por expertos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) reveló que va en aumento el número de mujeres adolescentes interesadas en carreras relacionadas con la ciencia, tecnología e innovación.

La investigación —que incluyó una encuesta— fue dirigida por la doctora Ángeles Domínguez Cuenca y contó con el apoyo del Fondo Sectorial Inmujeres-Conacyt. Este estudio también identificó los actores y factores que influyen en las jóvenes de tercer grado de secundaria en su percepción de la ciencia y tecnología.

El trasfondo de la investigación tiene la meta de generar estrategias globales para mejorar la educación en las áreas de ciencias, matemáticas e ingenierías que favorezcan la equidad de género.

El equipo de investigación, entre quienes se encuentran Blanca Ruiz, Genaro Zavala, Santa Tejeda, Pablo Barniol, Mónica Quezada, Jorge de la Garza, Samantha Quiroz y Leonardo Glasserman (profesores investigadores) e Itzel Hernández y Esmeralda Campos (estudiantes de doctorado), realizó la encuesta en los estados de Nuevo León y Chiapas, ya que son contrastantes en aspectos sociodemográficos; entre los muchos factores de contraste entre ambas entidades está el desarrollo económico, escolaridad y el porcentaje de personas de habla indígena.

El método de elaboración de la encuesta realizada en diez secundarias públicas de Nuevo León y Chiapas fue a través de la clasificación de las zonas sociodemográficas en rurales y urbanas, nivel de marginación y porcentaje de habla indígena.

El tamaño de la muestra fue de 423 estudiantes de tercer grado de secundarias públicas, 263 en Nuevo León y 160 en Chiapas; con un porcentaje de participación de 49 por ciento de hombres encuestados y 51 por ciento de mujeres.

¿Te gusta la ciencia?

El cuestionario que se les proporcionó a los estudiantes incluyó 52 reactivos segmentados en diferentes dimensiones alrededor de la ciencia y tecnología, que incluían desde experiencias informales y predilección de temas, hasta la influencia de factores en el desarrollo profesional y proyección ocupacional.

“Queríamos saber qué tan cercanos se encontraban los jóvenes a actividades relacionadas con la ciencia y tecnología, en la escuela y en diversas experiencias de aprendizaje informal”, agregó la doctora Ángeles Domínguez.

Entre los resultados, destacó que las mujeres tienen mayor expectativa de estudiar una maestría o un doctorado que los hombres.

“En general, en ambos estados las mujeres tienen una mayor expectativa de sus estudios en la educación superior”, indicó.

La encuesta mostró que las mujeres tienen una percepción más favorable hacia las áreas de ciencias, matemáticas e ingeniería, además de que detectan mayor utilidad de las ciencias en su futura vida profesional.

Las diferencias entre los estudiantes por estado revelaron que las expectativas de realizar estudios posteriores y de obtener un posgrado para los estudiantes de Nuevo León son más altas que los de Chiapas. Resultado que es congruente con la situación socioeconómica contrastante entre los estados de estudio.

La encuesta también reveló que los estudiantes de Nuevo León tienen acceso a más actividades extracurriculares que los de Chiapas y que son muy pocos aquellos que han acudido a museos de ciencias, ferias de ciencias o campamentos de veranos científicos. En este caso, no hubo una diferencia significativa de acuerdo con el género declarado.

Los resultados de los jóvenes encuestados mostraron que la química es la materia preferida; sin embargo, la doctora Ángeles Domínguez explicó que esto podría ser porque justamente en el tercer año de la secundaria es cuando los niños empiezan a cursar esa materia.

Para los dos estados, después de la química las materias preferidas son la computación y la biología. En particular, en Nuevo León, para las mujeres es más relevante la biología y para los hombres la computación. Mientras que, en Chiapas, la computación es relevante para todos, la química es preferida en mayor medida por las mujeres y las matemáticas por los hombres.

Asimismo, para los alumnos de Nuevo León es más importante la necesidad de aprender computación, matemáticas, biología y física para su vida profesional que para los chiapanecos.

En cuanto a los factores y actores que influyen en la postura de los estudiantes para decidir su futuro académico y profesional, tanto para Nuevo León como para Chiapas, son el factor escuela secundaria y el actor mamá.

“Aún hay mucho por realizar para alcanzar la equidad de participación en estudios académicos y vida profesional en áreas STEM. Trabajos como este encaminan al entendimiento profundo indispensable para continuar estabilizando la balanza de género”, concluyó la doctora.

 

Hugo Valencia/Ciudad de México

Comentarios

Notas Relacionadas