Escaparate político.

PRIMERA DE DOS PARTES

LLEGADA DE AMLO.

En el contexto de un descenso de la aceptación de Peña Nieto con apenas el 26 por ciento y un 70 por ciento de rechazo, según la encuesta de El Financiero arriba al poder este sábado primero de diciembre Andrés Manuel López Obrador con una aceptación del 66 por ciento, lo cual es muy alta pese al severo desgaste político originado por sus consultas a modo y la cancelación de una obra tan relevante como lo es el aeropuerto de Texcoco, lo cual es inédito en la historia de México, pues ningún presidente electo se había atrevido a cancelar una obra en curso. El declive de Peña Nieto, sus problemas de carácter, la derrota electoral, explican una parte; la otra es la desmedida vocación de poder de AMLO, que le han permitido gobernar antes de tiempo, lo cual es inédito, pues otros presidentes gobernaban hasta el último día, como por ejemplo Díaz Ordaz, Echeverría y Salinas, para citar los casos más emblemáticos. A pesar de la aceptación popular, AMLO arriba en medio de la controversia más aguda por su “estilo personal de gobernar”. Se acaba de publicar en la prensa internacional que será demandado en una Corte de New York por la cancelación de la obra del aeropuerto de Texcoco, y se empieza a advertir la desconfianza empresarial, la fuga silenciosa de capitales, el aplazamiento de inversiones, etc.; aunado a cierto nerviosismo del propio tabasqueño y su entorno, como lo denotan dos elementos: 1) La exigencia de su propia esposa que tenga seguridad personal como jefe de Estado, pese a su obstinación personal de que “el pueblo me cuida”; 2) La insólita reunión con los altos mandos y 32 mil soldados en el campo militar número 1, lo cual es inédito, a escasos seis días de tomar posesión, lo que revela cierto nerviosismo.

GOLPE MAQUIAVÉLICO. Por si lo anterior fuera poco, hay que tomar en cuenta el mensaje nada subliminal lanzado por el expresidente Carlos Salinas en el sentido de que “la república está en un momento maquiavélico, en el que está en riesgo de renacer o de desaparecer”. Asimismo, el expresidente inmensamente rico, ligado a los grandes capitales del país y guardián del modelo neoliberal dijo algo que asustó al grupo cercano de AMLO: “Quien se prepara para gobernar debe estar preparado también para el golpe inesperado”. Esa frase es contundente y caló hondo en el tabasqueño y de inmediato se protegió en su escolta personal, invitó a comer a Peña Nieto a su casa y se reunió con los altos mandos militares y la tropa apenas este domingo. ¡Qué susto le pegó Salinas de Gortari!

FEDERALISMO. Por si lo anterior fuera poco, hay una rebelión fuerte del PAN en las Cámaras y con sus 12 gobernadores; aunado al rechazo frontal del gobernador electo de Jalisco, Enrique Alfaro, rechazando el centralismo de AMLO, con la pretensión de los súperdelegados en cada estado, en hacerse cargo de la seguridad en los estados a través de los militares, ignorando a los gobernadores y a los alcaldes a los que considera simples “invitados” de su estrategia de seguridad, misma que ha sido severamente cuestionada por organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos, pues no hay cambio de paradigma con respecto a la estrategia fallida de Calderón y de Peña Nieto que tiene al país en la tragedia con más de 250 mil muertos. La receta es más de lo mismo y a AMLO no le importan las críticas a su proyecto. FUERTE DISCURSO. El mensaje de Enrique Alfaro es fuerte y sin contemplaciones. Luego de destacar que Jalisco es la cuna del federalismo en contra del centralismo en el siglo XIX con el gobernador Prisciliano Sánchez, en 1825, y con Valentín Gómez Farías, Enrique Alfaro le puso un alto a López Obrador. “No vamos a permitir que nadie le falte al respeto a Jalisco; no aceptamos a los súperdelegados; no estamos de acuerdo en la estrategia de seguridad y no vamos a perdonar a los corruptos”. AMLO se ha topado con Enrique Alfaro que es una figura regional que puede crecer como para disputar la Presidencia de la República en el 2024 y alterar los planes de continuidad de AMLO y su proyecto centralista y autoritario en demérito del federalismo. Por cierto, este domingo se reunió Enrique Alfaro con Javier Corral, gobernador de Chihuahua. Se cocina un frente anti-AMLO. LIMPIEZA. Con una vocación de cuidado del medio ambiente, la Universidad de Colima se sumó a las acciones de limpieza y depuración de la playa La Boquita, en Manzanillo, a través de estudiantes voluntarios de las facultades de Ciencias Marinas y de Gastronomía.

Comentarios

Notas Relacionadas