José Villareal, biólogo de la Universidad de Guadalajara, explica que existen muchos mitos sobre reptiles y arácnidos, por lo que es importante informar a la población, especialmente para evitar que al encontrarse con uno de estos animales lo primero que quiera hacer es matarlo, pues todas las especies juegan un papel muy importante en el ecosistema. (Ana I. González).

Rescatan fauna silvestre que ingresa al aeropuerto

Invitan a la población, especialmente en las zonas cercanas al aeropuerto, a extremar precauciones para evitar daños a las especies silvestres.

Notiecos/Cuauhtémoc.-

José Villareal, biólogo de la Universidad de Guadalajara, detalló que actualmente se trabaja en el manejo y control de fauna silvestre en el aeropuerto de Buenavista y en el caso de las que se localizan, son retiradas del lugar,  pues ponen en riesgo a las personas, a las operaciones aeronáuticas y por supuesto se ponen en riesgo las mismas especies, por lo cual las que se encuentran son capturadas y trasladadas a una reserva ecológica (Sierra de Manantlán) o al predio la Limonera, este último,  cuando se trata de especies no protegidas y  no  venenosas.

Explicó que para ello se cuenta con un permiso por parte de Profepa y Semarnat y como parte de estas acciones, también se busca el informar a la población sobre la importancia de  todas las especies en el ecosistema y por ello,  recientemente montaron una exposición de animales vivos y disecados, en los portales de la presidencia municipal, “con la única intención de que la gente se acerque, los conozca y crear conciencia en ella sobre la importancia de cada especie en el ecosistema”, evitando así que sean extraídas del medio silvestre, se comercialice con ellos o se les cause algún daño, particularmente a la hora de conducir, pues muchos de estos animales han sido arrollados por los vehículos en carretera.

Mencionó que en cuanto a anfibios y reptiles hay muchos mitos y la idea es también desmentir muchos de ellos para que la gente no les tenga aversión o temor a estos animales, pues muchas veces al encontrarlos en el campo o carretera lo primero que la persona hace es querer matarlos, cuando “todos ellos tienen  un papel muy importante en el ecosistema”.

El biólogo detalló que entre las especies que se pueden encontrar en toda la zona es la boa constrictor, la cual puede crecer hasta dos metros de largo, no es venenosa y su defensa es morder, lo cual puede ser doloroso pero no inyecta veneno, para buscar el alimento se basa en su capacidad termo receptora, se acercan a su presa, la enrolla,  la va asfixiando y luego la come por la cabeza.

Entre las especies venenosas está el solcuate, la víbora más venenosa de la región; así como la víbora de cascabel y el verdadero coralillo, con las cuales –dijo- hay que tener mucho cuidado, recomendando por ejemplo para quienes trabajan en el campo o viven ahí, protegerse con botas de plástico o hule, tener cuidado de lo que se agarra y donde se apoyan, sientan o caminan. De encontrarse con una de estas especies venenosas, consideró, lo primero es moverse tranquilo, pues si haces movimientos bruscos los animales se sienten amenazados y pueden tender a morder como defensa, pero si uno se aleja con cuidado, el animal también lo hará, pues por instinto el animal tratará de huir a menos que se sienta realmente amenazado.

Dijo que por ejemplo las víboras de cascabel te avisan con el sonido del mismo y aunque no las observes directamente las escuchas y puedes extremar la precaución; en el caso de los solcuates o cantil, es un poco más agresivo, así que al dar la pisada posiblemente si quiera morderte y por ello se debe extremar la precaución  y si se tiene a la mano un palo, una rama o una escoba,  lo mejor es tratar de retirarlo (al animal), manejando la herramienta lejos de tu cuerpo, ponerlo en algún bote y llevarlo lejos de zonas pobladas y carreteras para evitar que sean atropellados, pues se debe proteger, primeramente a las personas, pero también a los animales.

Sobre el manejo de estas especies en casa dijo que primero se debe identificar si es venenoso o no y cuando sean venenosos tratar de hablar a Protección civil o algún experto en la materia, si no hay nadie de ellos, utilizar guantes de carnaza y  con un objeto largo, como palo de escoba, tratar de removerlo y llevarlo a un lugar alejado lejos de las viviendas, todo ello con sumo cuidado, pues si el animal se siente amenazado se va a defender.

Ana I. González S.

Comentarios

Notas Relacionadas