Con la participación responsable de los propietarios de las mascotas se han logrado altos niveles en las coberturas de vacunación antirrábica gratuita canina y felina, lo que ha permitido al estado mantenerse sin rabia humana y en mascotas desde hace más de dos décadas.

Colima, sin rabia en humanos desde hace 27 años

* También, desde hace 22 años no se registra un caso de rabia en mascotas, indica la Secretaría de Salud en el Día Mundial de Prevención y Concientización sobre la Rabia

Desde 1987 no se ha presentado ningún caso de rabia en humanos en el estado de Colima y desde 1992 tampoco se ha registrado la rabia en la especie doméstica debido a los altos niveles que se han alcanzado en las coberturas de vacunación antirrábica gratuita canina y felina que cada año se realizan en la entidad.

Al indicar lo anterior en el marco del Día Mundial de Prevención y Concientización sobre la Rabia que se celebra este domingo 28 de septiembre, la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado refirió que el último caso de rabia en humanos se registró en 1986 (un masculino del grupo de edad de 5-14 años de edad), y respecto a la rabia en la especie doméstica, existe el reporte de un caso positivo de un canino en 1991.

El Departamento de Epidemiología estatal dijo que la ausencia de casos de rabia humana y canina en el estado ha sido el resultado de los altos niveles de cobertura en la vacunación antirrábica canina y felina, la cual ofrece la Secretaría de Salud de manera gratuita durante las campañas o de manera permanente en los puestos que se instalan en centros de salud y veterinarias participantes.

No obstante, mencionó que entre los animales que padecen y transmiten la rabia está en primer lugar el perro, principal vector en la transmisión de la enfermedad al hombre, aun cuando también la transmiten  los murciélagos, gatos, zorros, ardillas, coyotes, tejones y otros animales silvestres.

A la rabia se le considera una enfermedad mortal, de ahí que para su prevención es necesario que toda persona mordida, rasguñada o lamida por un animal rabioso o sospechoso de estar enfermo, previa valoración médica inmediata de la exposición, reciba en su caso el tratamiento antirrábico específico.

Apuntó que entre el grupo de enfermedades que el hombre adquiere de los animales domésticos, se encuentran además de la rabia, la brucelosis, leptospirosis y teniasis/cisticercosis, siendo la rabia la zoonosis de mayor importancia en nuestro país debido a su impacto en la salud y su alta letalidad.

Comentarios

Notas Relacionadas