Desaloja PF con gas lacrimógeno a habitantes de Zacualpan

Mujer de 78 años resulta lastimada

Infoecos/Comala

Para hacer valer, aparentemente, una resolución del Tribunal Unitario Agrario, elementos de la Policía Federal lanzaron al menos dos bombas de gas al interior del “restaurant” del balneario de “Ojo de Agua”, donde se habían concentrado un grupo de habitantes de la comunidad de Zacualpan para impedir que personal de esa instancia se apersonara en el lugar.

Varios comuneros expresaron que los elementos de la PF lanzaron las bombas para forzar a los manifestantes a salir, y poder entrar a sacar a Daniel Aranda Vázquez, líder del movimiento, y completar el desalojo.

Eran entre las 9:00 y 9:30 cuando se presentaron los que no quisieron identificarse más que “con una credencial del Tribunal Unitario”, dijo Aranda. “Nosotros estábamos ahí para resguardar el lugar, pues consideramos que es nuestro por estar en nuestra comunidad. Y no queremos dejar que personas ajenas sigan haciendo uso de ese destino turístico. Por eso fuimos a apoyar a las personas que están trabajando ahí”.

Tras pedir justicia al gobierno federal, refirió que “nos trataron de forma prepotente de parte del Tribunal Agrario y los agentes que fueron para respaldarlos. Ellos querían que saliéramos y como no estábamos dispuestos a dejar el lugar, hicieron detonar dos granadas de gas lacrimógeno. La gente salió [corriendo] y [entonces] con lujo de fuerza me sacaron de ahí”.
Daniel Aranda denunció que policías estatales ahí presentes no intervinieron, “aunque los vecinos les reclamaban no hubo apoyo en su defensa, ni de la Comisión Estatal de Derechos Humanos”.

Y aseguró que “grabamos todo con los celulares pero ellos (los policías federales) nos quitaron los teléfonos y borraron los videos. Si fuera legal su acción, no importaría que se grabara”.
Añadió que los manifestantes “fuimos a reforzar a la gente que está ahí”, y por eso “no queríamos salir de ahí. Aventaron el gas en la cabaña. Estábamos todos reunidos, entonces oímos un trueno y después nos andábamos asfixiando. La intención de nosotros era no dejar que se instalaran” los funcionarios del Tribunal.

María Santos Álvarez narró que “cuando aventaron la bomba, estábamos adentro. Cuando vi el humo, tapé a mi hija porque le faltaba el aire. El gas lo aventó la policía federal, una [de las bombas] la aventaron por dentro y empezó a salir el humo del restaurante”.

Una de las manifestantes, Cirila Rincón Teodoro, de 78 años tuvo que ser trasladada por paramédicos de Protección Civil y en el parte del médico tratante Federico Reyes Alcaraz, quedó registrado el testimonio de la anciana:
“…refiere que al estar trabajando en el ‘Ojo de Agua’ fue agredida por federales, los cuales les arrojaron al parecer un bote de gas tóxico presentando desmayo… refiere la paciente que fue arrempujada por federales provocando caída desde su propio plano de sustentación presentando dolor intenso en hombro y extremidad inferior derecha… se decide su envío al servicio de traumatología para su valoración…. Diagnóstico: otros traumatismos de la pierna”.

Comentarios

Notas Relacionadas