Entre la Escuadra y el Compás

¿Qué es la patria?

“Negarlo no es racional y por ende tampoco es virtuoso; es vicioso todo lo que va contra la razón”. Santo Tomás

La patria (del latín patrĭa, familia o clan >patris, tierra paterna >pater, padre) es el suelo natal o adoptivo al que un individuo se siente ligado por vínculos de diversa índole, como afectivos, jurídicos, culturales. El significado suele estar unido a connotaciones políticas o ideológicas y, por ello, es objeto de diversas interpretaciones, así como de uso propagandístico. Es el lugar de nacimiento, el pueblo de los ancestros o el país donde un sujeto se radicó a partir de un cierto momento de su vida. También es un sentimiento: una persona puede adoptar una patria distinta que aquella en la que nació y sentirse unido a sus tradiciones y costumbres, y estar dispuesto a luchar por su grandeza.

Cuando se trata de un vínculo afectivo con un país, muchas veces la patria se descubre en la adultez, dado que es necesario viajar al extranjero y llevar una vida activa a nivel social para descubrir ese lazo tan especial, tan difícil de describir y de justificar que se siente con el lugar en el cual se considera que debería haberse nacido. La patria no existe sin patriotas y los patriotas son aquellos que anónimamente, día tras día, trabajan honradamente, estudian, son solidarios y no discriminan.

La patria siempre está asociada a un Estado-Nación; esto es lo mismo que decir que el territorio de la propia nación está fuertemente vinculado con todos los valores de la patria. También es un acervo cultural e histórico compartido por personas que pueden estar separadas desde el punto de vista geográfico, como por ejemplo, los Gitanos.

Se denomina Madre Patria a la Nación que dio origen a otra, sea que se trate del lugar físico en el que se nació o bien del país desde el cual partió un grupo de emigrantes para conquistar un nuevo territorio. El término puede servir para referirse a la relación de tipo político, cultural e histórico que hay entre las naciones colonizadoras y sus colonias, en ese sentido muchas personas se refieren a España (Madre Patria de muchos países latinoamericanos).

La simbolizamos en una bandera, en un himno, en un escudo que nos hacen vibrar de emoción y en tantos signos que necesitamos para concretizar ese amor, pero el amor a la patria va más allá que el culto reverente que damos a esos signos. No debemos identificar la Patria con el Estado que nos gobierna, ni con el sistema económico en que vivimos, cambiantes y dinámicos por su propia naturaleza; el valor y concepto de Patria permanece.

No podemos decir que a la Patria la constituyen las circunstancias de raza, idioma, fe que se practica o cultura recibida de los mayores, porque en estos tiempos nuestra sociedad se ve enriquecida con aportaciones de las diferentes razas, religiones y lenguas de aquellos con los que nos toca vivir. Por eso, los que tenemos una Patria común estamos unidos por nuestra historia que se sigue escribiendo día a día, por nuestra cultura que recibe las aportaciones de otras culturas y por el respeto y la tolerancia, entre todos.

Finalmente, el sentimiento patriótico se forma desde la niñez en el seno del hogar y, poco a poco, va acrecentándose y extendiéndose hacia el Municipio, el Estado y la Nación. En este mes de la Patria que hoy termina, debemos lucir con orgullo los símbolos patrios para sentirnos, el resto del año, muy colimenses y muy mexicanos.

*Miembro de la Gran Logia Sur-Oeste

Arnoldo Michel Rosales*

Comentarios

Notas Relacionadas