Luis Beas, presidente de la Asociación de Guías de Turistas de Manzanillo. Foto: César Hernández.

Guías de turistas “piratas” invaden la ciudad

*Turismo y la Profeco deberán de intervenir, para regular esta actividad

Guías de turistas “piratas” han desplazado por completo a los que sí están autorizados para desarrollar esa actividad en Manzanillo, ocasionando graves  daños a la economía familiar de 23 guías profesionales, que están debidamente certificados.

Lo anterior fue señalado por Luis Ignacio Beas, presidente de la Asociación de Guías de Turistas del Puerto de Manzanillo. Agregó que de por sí, “no hay turismo, no hay mucho trabajo. En el caso de los guías aquellos que tratan de fungir o pretenden, nuestra situación está grave, porque si no se controla la piratería y toda esa situación de que ellos están fungiendo y no están autorizados, pues se va salir de control y no se va poder hacer nada. Ahí es donde se van a generar problemas, es mejor ahorita tomar cartas en el asunto y comenzar a que hagan las verificaciones las autoridades correspondientes”.

Expuso que en este caso, la dirección de Turismo Municipal y la Profeco pueden intervenir, sancionando a todos aquéllas personas que se hacen pasar como guías de turistas, sin haber pasado por tantos cursos de actualización, como lo hacen los guías oficiales que se preparan día con día.

Indicó que la asociación cuenta con 23 guías certificados, que se actualizan cada cuatro años y dominan fácilmente de dos a tres idiomas para orientar a los visitantes, pero los “piratas” hacen lo que pueden, trabajan al margen de la ley hay más de 50, y lo peor es que cada día surgen guías que jamás los hemos visto y están arruinando el destino turístico porque no cuentan con la capacitación suficiente, para dar la información adecuada a los turistas que llegan a Manzanillo.

Consideró que deberán trabajar de la mano con las autoridades respectivas para poder poner orden a esta situación, que daña la economía familiar de los guías de turistas, que apenas les va un poquito bien en las temporadas altas, ya que en las bajas la cosa está muy raquítica.

César Hernández

Comentarios

Notas Relacionadas