El Centro Médico de Colima es una de las tres clínicas privadas, en la entidad, que ofrece los servicios de coronariografía o cateterismo cardiaco y angioplastia coronaria a pacientes que son atendidos bajo normas estrictas de seguridad y con tecnología de punta. Por ello, el Hospital Naval de Manzanillo subroga a esta instalación privada los procedimientos a nivel estatal, para no mandarlos al nivel federal. (F.S.)

Centro Médico de Colima, opción local para cateterismo cardiaco y angioplastia coronaria

Única clínica donde dos especialistas intervienen en un procedimiento

 Infoecos/Colima

Encabezado por el médico especialista en cardiología, Héctor Manuel Alcaráz Álvarez, un amplio equipo de trabajo ofrece en el Centro Médico de Colima (Maclovio Herrera #140, colonia Jardines de la Corregidora) asistencia de hemodinamia y terapia cardiovascular para las que, hasta hace algunos años, había que ir a Guadalajara.

El CM es una de las tres clínicas privadas en la entidad que ofrece los servicios de coronariografía o cateterismo cardiaco y angioplastia coronaria, a pacientes que son atendidos bajo normas estrictas de seguridad y con tecnología de punta.

Al respecto, el doctor Erick Dávila Zaragoza explicó que la población de Manzanillo y de los otros municipios del estado cuentan ya con opción de cateterismo cardiaco cercana, en el Centro Médico de Colima, “ya que antes no se tenía tan a la mano como ahora”.

Y destacó que el Hospital Naval de Manzanillo “ha tenido la confianza de subrogarnos los pacientes para poder hacer los procedimientos a nivel estatal, y no mandarlos hasta nivel federal. Porque el costo del beneficio era muy alto, tenían que irse en ambulancia área. Entonces ahora podemos brindar medicina de tercer nivel que no se tenía a la mano antes, y es una expectativa mayor de vida, porque ya van varios pacientes infartados a quienes hemos sacado adelante”.

Dávila Zaragoza expuso que, a diferencia de las otras dos clínicas donde ofrecen el servicio, “aquí es donde dos especialistas trabajan juntos, lo cual es muy importante porque le brinda mayor seguridad al apaciente y una mejor calidad de atención”.

Coronariografía o cateterismo cardiaco, según el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, “es un procedimiento que consiste en introducir mediante una punción con aguja a través de la arteria femoral, humeral o radial (pierna, brazo o mano) un catéter con diseño especial que llega a las arterias coronarias”.

El catéter se convierte en un canal de acceso para administrar un líquido o sustancia radioopaca que fluirá a través de las arterias coronarias. Al aplicar rayos X este líquido permite que el médico vea la forma y tamaño de los vasos sanguíneos y así detectar si existe una obstrucción o placas de colesterol importantes.

La angioplastia coronaria “es un procedimiento muy parecido al cateterismo y que utiliza un globo desinflado en forma cilíndrica el cual se desliza sobre una guía metálica o alambre previamente colocado sobre la lesión a tratar, posteriormente se infla dentro de la arteria coronaria para abrirla y mejorar el flujo de la sangre”.

Puede suceder que el procedimiento con el globo no dé resultados deseados u óptimos y sea necesario mejorarlos mediante la utilización de una malla o prótesis vascular llamada stent, que sirve como sostén de las paredes de los vasos y agrandan su canal interno de manera permanente.

Los métodos anteriores deben de aplicarse derivado a que las arterias coronarias pueden obstruirse progresivamente debido al depósito de placas (acumulación de colesterol, calcio, células, etc.), que se presentan con mayor frecuencia cuando existen factores como la edad avanzada, fumar, padecer diabetes, hipertensión arterial, colesterol alto en la sangre, dieta con alto contenido en grasas y azúcares refinados.

Y es que si la obstrucción de la luz de las arterias coronarias es importante, impide el flujo de la sangre al corazón produciendo síntomas como angina, que se manifiesta por dolor en el pecho, que se irradia hacia la mandíbula o brazo izquierdo; a veces se acompaña de sudoración, nausea o vómito con duración variable, cediendo en reposo.

Si los síntomas son muy intensos y duran más de 30 minutos, seguramente hay obstrucción completa de la luz de una arteria coronar, produciéndose un infarto agudo del miocardio que requiere la atención inmediata por especialistas en cardiología.

Hay que recordar que el corazón es un órgano que actúa como bomba, enviando sangre a todas las partes del cuerpo. A su vez el corazón cuenta con un sistema de vasos sanguíneos llamados arterias coronarias, que se originan en la arteria aorta cuya función es nutrir y oxigenar el corazón.

Jesús Fernando Sandoval Esparza

Comentarios

Notas Relacionadas