Max Cortés

De preferencias, satanizaciones y otras perversiones

Suite Política

La sucesión de 2015 en Colima es uno de los temas que ha llamado la atención de varios columnistas de la entidad, debido a su impacto e importancia. Como cada seis años, la sucesión gubernamental aporta nuevos ingredientes y expectativas que se subestiman o se sobredimensionan, según sea el caso.

Las preferencias indican que las cosas prácticamente no han cambiado desde que inició la contienda; no han cambiado, aun cuando se ha invertido tiempo, dinero y esfuerzo en la promoción de diversos actores políticos, hombres y mujeres que, seducidos por la banalidad, han despilfarrado mucho para mostrar imágenes en revistas rosas.

Siempre decimos que la elección que sigue será diferente, porque hay una competencia amplia y los actores políticos han venido aderezando el escenario con alianzas estratégicas y amarres políticos que, según lo entienden ellos, los vuelve invencibles o los catapulta al éxito. Nada más equivocado, pero bueno.

El escenario no es diferente porque las preferencias no han cambiado, como algunos lo querían. Y no cambian porque la tendencia sigue siendo la misma, claro está, con elementos nuevos que permiten ver, según de donde sean las encuestas, quiénes son los segundos, terceros o cuartos lugares de cada análisis,

Claro está que quienes aspiran cierran filas y hacen acuerdos cupulares con los que van más aventajados, pues requieren de fortaleza para llegar a la recta final. Ocurre en el PRI y en el PAN, donde se han tomado muy en serio la contienda y están realizando acciones que permiten ver una lucha de fondo, seria, disputando el poder, la gubernatura en concreto.

Al PRI y al PAN los tienen controlados desde sus sedes centrales, donde se construye la estrategia específica para poder armar la plataforma de contienda. Les quedan pocos meses -menos de dos- para determinar quiénes y cómo van a ir a la disputa. Una mala decisión pondría en riesgo el triunfo electoral. Desestimar fuerzas reales no es más que despreciar y condenarse a la derrota.

A decir de los emisarios del centro, en el PRI la decisión final la tomará el presidente Enrique Peña Nieto, como líder priista que es a nivel nacional. Hay quienes prevén que no sólo la candidatura a gobernador podría decidirla el Gran Dedo, habría designación para algunas candidaturas más. Sin embargo, extraña que los equipos de los aspirantes del centro enderecen campañas en contra de los aspirantes locales, a los que consideran una amenaza. Si el Gran Tlatoani va a decidirse por su jefe, ¿por qué lanzar tanta porquería a través de las redes sociales? ¿Lo harán con consentimiento o serán ataques oficiosos?

Es incomprensible que si los ataques mencionados se realizan de manera oficiosa, los gatilleros que los hacen los perpetran cobijados por una dependencia federal, y así, lejos de beneficiar a su favorito lo dejan vulnerable. Quizás su futuro político no les preocupe, pues creerán que en el mejor de los casos seguirán en el DF, pues ha quedado demostrado que sus insidias no son bien vistas.

Vienen tiempos difíciles para quienes participan en las contiendas internas, los escenarios que iniciaron con altas expectativas, en su etapa final se están complicando en el PRI, esto al revolcarse el proceso interno con muchos aspirantes. En el PAN las cosas no están mejor, pues se han roto acuerdos básicos en la cúpula albiazul.

Lo cierto es que los órganos electorales, Instituto Electoral del Estado y Tribunal Electoral del Estado, ya están debidamente instalados. Hay quienes han buscado satanizar a ciertos personajes que, por sus acciones en el pasado, fueron considerados como enemigos a la democracia. No debe instaurarse una fase de linchamiento que a nadie ayuda, lo cierto es que vivimos en un estado de derecho y en él debemos fincar nuestras esperanzas para que nadie esté por encima de la ley y mucho menos sienta que la representación ciudadana le da patente de corso para torcer la ley.

El nuevo escenario legal debe serenar a los partidos políticos, a sus integrantes y a todos sus aspirantes, deben pensar en diseñar estrategias que les permita ganar limpiamente, privilegiando la democracia, para que nadie busque ganar en la mesa lo que se ganó en campaña y en las urnas.

LA GUAGUA

**En algunas regiones del país, a empleados de confianza de la empresa de clase mundial, Comisión Federal de Electricidad, se les descuentan el 10 por ciento de su salario quincenal, les dicen que por instrucciones del Sr. Presidente. ¿Sabrá de esto Peña Nieto? **Las cosas nunca llegan tarde, pero hay quienes piensan que la simulación es la sábana que tapa el deslinde que se hiciera a favor de un connotado político local, pero no. Me cuentan que lo comentado aquí en semanas anteriores fue una plática dura, fría, pero necesaria. Eso no quita de fondo que lejos de ayudar hay quienes, sin proponérselo, más que sumar restan. **Por inverosímil que parezca, el líder del PRI en Colima está haciendo lo que le tocó ver a él: por encima de filias, fobias y caprichos, se debe garantizar el triunfo de su partido en la próxima contienda. **En la disputa Fernando Moreno Peña contra Arnoldo Vizcaíno Rodríguez, el marcador es 2-1 a favor del ex gobernador. Como ha ocurrido en su espacio de opinión. **Dijo el diputado federal del PRI y aspirante a la gubernatura, Arnoldo Ochoa, que México se está transformando y cuando ello ocurre no hay unanimidades sino mayorías, pero éstas son mayorías democráticas. El legislador decano de la actual legislatura, aseguró que no se detendrá la inversión en la construcción del túnel ferroviario.

Max Cortés

Comentarios

Notas Relacionadas