1

David Munro

En los últimos días hemos sido testigos de situaciones que sin duda han generado un ambiente difícil para la sociedad. Por un lado la aprobación de los diputados locales para dar la opción al Gobierno del Estado de dar trámite a un crédito provocando la desaprobación de la sociedad, y por el otro la vorágine y desmedida intromisión de actores políticos que buscan sacar provecho de esto a través de las descalificaciones, ofensas y encaros a estos diputados. A mi parecer, estos actores políticos tienen como único fin el tener presencia en los medios de comunicación, mismos que aprovechan para darles la nota tal cual reality show con su respectiva narración estilo lucha libre.

Resulta triste ver como la información referente al destino del crédito solicitado no es de conocimiento de la sociedad y se dejan de lado las implicaciones que tiene la falta de recursos para la operación del Gobierno del Estado. Es importante informar que la estructura estatal requiere recursos para funcionar ya que tiene a la fecha adeudos con proveedores, con empleados y que en caso de no atenderse esos compromisos generarían un entorno muy complicado para muchísimas personas, ya que como sabemos el Gobierno del Estado es de los principales motores económicos de nuestra entidad.

Sin embargo, es fundamental atender las preocupaciones y la crítica hecha por la sociedad en general, dando respuesta a cuestionamientos tales como: ¿qué pasó con los recursos económicos?, ¿fueron mal administrados?, ¿quiénes son los responsables? Esto sin duda alguna es un lastre para la sociedad, por tanto se debe de investigar a fondo qué paso con las arcas del gobierno, investigar las finanzas, pero en estos momentos sería irresponsable dejar sin recursos económicos a un estado para su adecuada operación.

Es comprensible la intranquilidad de la gente en general cuando mencionan su malestar al referirse a que los oportunismos políticos están a flor de piel, por ejemplo: algunos tomaron el Congreso para evitar la sesión que ya estaba programada, otros juntaron firmas para hacer saber a los diputados el “sentir de la sociedad”, otros metiéndose como pudieron entre la refriega para sacar una manta y después gritar que ellos son la esperanza del pueblo, en fin, una fiesta para buscar la foto y darse la promoción adecuada. Algunos empresarios dicen que se tomarán medidas legales para hacer pagar a los diputados por esta acción, otro actor político llegó a más: ir detrás de los diputados después de esta autorización a señalarlos, gritarles improperios y como buen inquisidor ponerles la letra escarlata para que todo aquel que los vea los juzgue o los insulte con severidad por haber acarreado la desgracia a nuestros hijos y nietos…

¿Qué sigue? Yo invito a los que están ahora “saliendo en la foto” a que como políticos responsables (deber ser) no dejen de lado el verificar el avance de las auditorías que se deben de realizar para conocer cuál fue el destino de los recursos de los cuales se mencionan hubo desvíos y de esta forma sancionar a quien corresponda. Insisto en que se castigue a los responsables y a la vez generar los mecanismos para que no se repitan estas situaciones. En un estado de derecho existen las posibilidades de lograr esto y así hacer que se cumpla la ley. Nuestra sociedad requiere que los políticos llevemos acabo acciones que den certeza a la sociedad y la mejor manera de hacerlo es dar seguimiento a estas situaciones, contando con la participación ciudadana para encontrar soluciones rápidas y transparentes, las cuales todos demandamos y necesitamos obtener.

La violencia genera violencia. He visto en diferentes medios electrónicos la difusión de los agravios, agresiones verbales que generan que cierto sector de la sociedad pueda tomar acciones violentas, que no generan algo positivo.

Invito a los actores políticos a esforzarnos por darle a la sociedad el respeto que se merece, a hacer política en beneficio de la gente evitando actitudes y situaciones que generen actos de violencia. Los verdaderos liderazgos no se obtienen de las descalificaciones, sino de las acciones que generen mejores condiciones de vida para la sociedad.

Hasta la próxima.

munro777_9@hotmail.com

Comentarios

Notas Relacionadas