Mikel Landa

Mikel Landa triunfó en la Ermita de Garastaxu

Mikel Landa, que apenas había disputado cuatro etapas en la Semana Coppi y Bartali, y media clásica de Estella, antes de enrolarse en la Vuelta al País Vasco, ganó en la Ermita de Garastaxu, final durísimo de la segunda jornada de la carrera, para convertirse en el nuevo líder de la ronda. Con un sol tímido que secó todas las lluvias, la tremenda subida de 2.7 kilómetros a casi el 12% de pendiente media, inauguró el casillero del alavés en el Sky y barrió de un plumazo todas las dudas sobre las posibilidades del líder del equipo británico en el próximo Giro de Italia.

Landa venció tras reaccionar al ataque del neerlandés Wilco Kelderman (LottoNL-Jumbo), con quien recorrió los dos últimos kilómetros hasta que en la última rampa le dijo adiós y le rebañó un segundo. El colombiano Sergio Henao, líder teórico del equipo de Landa, ha sido tercero con cinco segundos de retraso, mientras que Samuel Sánchez (BMC), espléndido, se retrasó nueve segundos, dos menos que Alberto Contador (Tinkoff), quinto de la etapa. El francés Thibaut Pinot, que se dejó 13 segundos, fue sexto y entró por delante de Nairo Quintana (Movistar), octavo a 15. Las diferencias de la etapa valen para la clasificación general.

El vencedor tenía dudas como sus seguidores. Dijo que “a veces la cabeza te hace ir más rápido de lo que el cuerpo te deja”. Y también que se aprovechó del marcaje de los favoritos. Y ahora, aunque asegura que Sergio Henao está más fuerte que él, intentará defender su liderato “día a día”.

Comentarios

Notas Relacionadas