Desde hace casi un año no se monitorea la calidad del aire

Infoecos/Colima

Por falta de mantenimiento, desde el año pasado no se utiliza el equipo instalado en el Instituto Tecnológico Regional para monitorear la calidad del aire, por lo que no se cuenta con un registro puntal del comportamiento de los gases emitidos ni de las fuentes de contaminación.

Así lo reconoció la maestra Rebeca Rolón Llamas, al participar en el taller organizado para definir el programa estatal de la calidad del aire.

Reconoció que actualmente este equipo presenta problemas porque es “muy sensible” y la caída de un rayo en las cercanías provoca que se tenga que “reiniciar”, lo que hace que sus mediciones no sean tan exactas.

“Esta tecnología es muy cara y tiene sistemas de protección, pero al momento de reiniciarlas y buscar recalibrarlas ya no arrojan datos confiables y por eso se decidió no seguir monitoreando porque no tenemos la certidumbre de la información recabada”, admitió.

Rolón Llamas aclaró que el resto del equipo instalado sigue en funcionamiento porque otra parte de la medición incluye las condiciones meteorológicas, como temperatura, presión y humedad, sin embargo, lamentó que no haya la posibilidad de medir la cantidad de dióxido de azufre, monóxidos, azufres y otras partículas suspendidas en el aire, porque no se tienen datos confiables.

La investigadora reconoció que el otro equipo que en Colima mide la calidad del aire lo opera la Comisión Federal de Electricidad y no comparte la información obtenida ya se utiliza para el control de emisiones de la Planta Termoeléctrica en el municipio de Manzanillo.

Estableció que este monitoreo incluye tres subestaciones además de la planta de Campos, una instalada en el CET del Mar, otra en el Centro Histórico de Manzanillo y una más en la zona hotelera.

Sin embargo puntualizó que se requieren recursos y equipo para disponer de una verdadera red de monitoreo que permita registrar la calidad del aire en la entidad, ya que además de las fuentes de contaminación móviles como los automotores, existen fuentes fijas de contaminación industrial como la empacadora de atún en Manzanillo, el Ingenio de Azúcar en Quesería y la extracción de minerales en Cuauhtémoc, Manzanillo y Minatitlán, y las de temporada como la quema de caña y las quemas agrícolas.

Comentarios

Notas Relacionadas