Mañana inicia negociación por el Brexit en Reino Unido

Reino Unido

Las negociaciones oficiales entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido para trazar el recorrido que llevará al Brexit se iniciarán el lunes en Bruselas, casi un año después del voto a favor de la salida del país del bloque.

Sin embargo, el camino a recorrer se presenta cuesta arriba, repleto de obstáculos y muy accidentado debido a la incertidumbre política en que se encuentra sumido el Reino Unido tras las elecciones de la semana pasada que debilitaron a la primera ministra conservadora Theresa May, quien busca conformar una coalición con los conservadores de Irlanda del Norte para mantenerse en el poder.

La cita está fijada para el lunes por la mañana en el Palacio Berlaymont, el cuartel general de la Comisión Europea (CE) en la capital belga, informó la agencia de noticias ANSA.

El jefe negociador Michel Barnier y su contraparte británica, David Davis, darán inicio a las tratativas que no tienen precedentes porque jamás, hasta ahora, un país había solicitado abandonar la UE.

Sobre la mesa de negociaciones se colocarán dos cuestiones tan importantes como delicadas.

La UE pretende obtener garantías sobre el futuro trato de sus ciudadanos residentes en el Reino Unido, pero también le pide a Londres honrar sus compromisos económicos-financieros adquiridos, al menos hasta que deje el bloque comunitario.

Según analistas europeos, citados por el diario francés Le Monde, este punto es vital para no sentar precedentes que podría generar disconformidad en los otros 27 países miembro de la UE.

Por eso, el Reino Unido corre el riesgo de pagar un alto costo, tanto financiero como político.

Hace dos semanas el diario británico Financial Times cifró en alrededor de cien mil millones de euros la factura que Londres debería pagar por dejar la UE entre deudas adquiridas y por incumplir numerosos tratados comunes.

Aún si la factura final bajará a 40 mil millones, según lo propuesto por algunos asesores británicos que integran la negociación con la UE, un costo tan elevado será muy difícil de explicar para cualquier partido político británico y más difícil de digerir para la opinión pública.

Especialmente luego de una campaña de comunicación que durante años puso el acento sobre las ventajas que traería el abandono de la UE para el Reino Unido.

Por eso, para Londres no será nada fácil tener una buena salida de la UE en comparación con un año atrás después del referéndum que determinó el Brexit y en momentos donde el bloque comunitario parecía estar al borde de la desintegración por una ola de nacionalismo en varios países -principalmente del este de la UE-, pero este año hubo un cambio de tendencia.

Con la victoria del liberal y europeista Emmanuel Macron en Francia, el eje París-Berlín volvió a ser el motor de la integración europea y proyecta futuros avances en la construcción de una Europa -y sobre todo de una Eurozona- cohesionada.

Resta ahora por verse cómo la premier May, más débil que nunca, podrá jugar una partida de la que depende no solo su carrera política sino a una economía basada principalmente en servicios que, si pierden el “pasaporte” de la UE, deberá renunciar a un mercado de más de 400 millones de personas.

Comentarios

Notas Relacionadas