Los mandilones de la Villa

Infoecos/Colima

Escrudiñando libros “despreciados” y no conocidos, quizás, por habitantes del municipio de Villa de Álvarez, me llamó la atención el de Efemérides de Colima y de México, de Juan Oseguera Velázquez, donde se relata el nacimiento del Club de Mandilones, integrado por matrimonios ampliamente conocidos en este entonces (1977), y aún, por la sociedad villalvarense.

La ocurrencia nace en 1977, se considera, emanada de la buena vecindad y la sana convivencia, que servía para amenizar la reunión anual para la elección de tan especial denominación.

Hay la versión que dicho nombramiento también llegó a portarlo el Rey Colimán, de lo cual diremos del porqué.

Se dice textualmente que “Un grupo de matrimonios de Villa de Álvarez y de la ciudad de Colima integraron, con carácter humorístico, el Club de Mandilones, que celebra una reunión anual, en ocasión de los festejos charros taurinos del lugar.

“En este convivio (anual), previa elección secreta, los socios acuerdan entregar un mandil simbólico al varón considerado como el más ‘sumiso’ en su hogar, durante el año”.

Quienes han tenido el “honor” de portar el tradicional delantal de cocina, son gente aún conocida por la sociedad, algunos ya fallecidos, según el texto de Efemérides de Colima y de México, personas con cargos importantes, como puede ser el de presidente municipal de Villa de Álvarez, en la política, en el Gobierno del Estado, en el deporte, cuyo nombre, por su labor, llevan calles de la cabecera municipal de Villa de Álvarez y de colonias de la ciudad de Colima.

La nominación de mandilón le ha sido otorgada a Gabriel León Polanco, Miguel Valencia Mendoza, Chávez Carrillo (no se menciona nombre), Salvador Alcaraz Ortega, Rogelio Centeno Dueñas, Raúl Velasco Rocha, Roberto Silva Salazar, Víctor Chávez Carrillo y Salvador Magaña Farías, quien ejerciera el periodismo y fuera director de El Panorama y El Mundo Desde Colima.

El relato específica que el club adquirió especial relevancia durante el sexenio de la gobernadora Griselda Álvarez Ponce de León, periodo durante el cual “manos anónimas” le colocaron un mandil al monumento al Rey Colimán, con lo cual lo elegían como integrante especial de la organización villalvarense.

Sin embargo, lo de la “ocurrencia” de nominar al Rey Colimán como nuevo integrante del club, no fue tal, sino por haber sido Colima la primera entidad gobernada por una mujer.

LOS FESTEJOS

Bien, en lo relacionado con los Festejos Charrotaurinos, el libro Efemérides de Colima y de México menciona 1857 como el año de inicio formal de los mismos, cuando el ahora Villa de Álvarez era un poblado conocido como “Los Martínez”, siendo hasta 1860 cuando recibe el nombre de Villa de Álvarez.

Las festividades iniciaron con torneos de jaripeos en 1668 con motivo de la designación de San Felipe de Jesús como Patrono de la Villa de Colima, constituyéndose con el paso de los años, como los festejos regionales de mayor tradición, descollando las gigantescas figuras de los “mojigangos”, cuyo baile inicia en el centro de la ciudad de Colima y finaliza en Villa de Álvarez.

En la actualidad, además de los jaripeos, existe el “Toro de Once”, corridas formales, bailes, juegos mecánicos, vendimias, eventos culturales y deportivos.

Comentarios

Notas Relacionadas