Tercia de Reinas: El trabajo que no se ve en escena

Por: Lupita Chávez

La puesta en escena Tercia de Reinas inició con sus funciones en el 2015, y ha presentado más de 20 funciones con gran aceptación por parte del público. Este proyecto cuenta con la dirección escénica de Verónica San Miguel, Janet Pinela y con las actuaciones de Flor Larios, Carmen Solorio, Marisol Cárdenas y Rafael Martínez, miembros de la compañía 4 Milpas, quienes se presentaron los días 14 y 15, y cierran hoy, a las 20:30 horas en la sala Emilio Carballido, en la Casa de la Cultura de Colima.

Durante el ensayo oficial del proyecto apreciamos las estrategias que utiliza la compañía en el proceso de sus producciones, el trabajo escénico y el trabajo personal de los actores.

Cesar Fajardo se mantenía en continuo movimiento acomodando el juego de luces y audio para el ensayo, mientras que Janet y Rafael Martínez ordenaban la escenografía utilizando el centro-derecho del escenario para posicionar la mesa donde el trio de actrices relataría la historia con sus actos, recordando las aventuras y experiencias de sus vidas pasadas, la historia tiene mucho que dar, ya que el juego de la realidad que manejan en escena es la proyección de identidad del personaje y la persona. Se trata de aceptar el tipo de comedia que nos ofrece y aprender a reírnos de nosotros mismos.

Las tres damas se preparaban para entrar en su personaje, tomaron un tiempo para hacer inmersión en escena relajándose, ya sea jugando o recordando sus trazos de la manera más seria: meditando en la intimidad de su personaje, haciendo uso de la voz, gesticulando o brincando en tacones, tenían ejercicios específicos para adaptarse a una nueva personalidad, a este proceso se le conoce como “mascarada”, teatralmente hablando.

Solo hacía falta el aviso de Janet para que los actores en escena tomaran su posición y comenzara el ensayo que llevó una continuidad de dos horas, tal como una función, una vez empezada ya no podía interrumpirse.

Al comenzar había silencio en escena, pero la presencia de los personajes estaba marcada. Posicionadas en las áreas más fuertes del escenario las reinas se mantenían inmóviles y al fondo del lado superior izquierdo se encontraba uno de los elementos más importantes de este trabajo, Rafael Martínez interpretando a un mesero de bar, quien tenía apariciones breves en escena siendo el que define el valor de cada uno de los personajes. Con sus trazos y acciones formaba una cadena entre los personajes conectando tiempos y recuerdos en este juego de tres, ayudando a la fluidez de los otros personajes.

“Los actores de cuatro milpas tenemos ya un lenguaje creado, es decir, a lo largo de los años hemos construido un lenguaje teatral, y tenemos cierta técnica, hemos construido un método, en esta ocasión…”.

La Compañía Cuatro Milpas se ha caracterizado por emplear géneros como la tragedia o el melodrama en sus trabajos, ahora nos presentan Tercia de Reinas una comedia que ha durado tres años en el escenario gracias a la aceptación del público que invierte tiempo y dinero en un trabajo escénico como éste. Se valora la producción y la profesionalización que tienen los actores en escena para entregarse a un trabajo como este, la calidad del teatro en Colima apenas se encuentra en una línea dentro de lo decente y la profesionalización por parte de los actores y directores está limitada en unos cuantos. Se habla mucho de la falta de cultura por parte de las personas al juzgar un trabajo teatral, pero en realidad lo que se está buscando son nuevas propuestas escénicas y empeño, valorar la inversión para obtener calidad en lo que se busca. El presupuesto puede ser un obstáculo pero mientras haya creatividad en las artes escénicas, el público llegara por sí solo, por eso se les invita hoy domingo, a las 8:30 de la noche, a presenciar Tercia de Reinas, una comedia que seguro llena sus expectativas más profundas.

Comentarios

Notas Relacionadas