Turquía conmemora intento de golpe fallido

 

El presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, y miembros de la oposición se reunieron el sábado para conmemorar el aniversario del golpe de Estado fallido del año pasado, en un momento de unidad ceremoniosa casi opacada por enormes purgas que han remecido a la sociedad turca desde entonces.

La reunión en el Parlamento fue uno de los primeros de una serie de eventos planificados para el fin de semana para conmemorar la noche del 15 de julio, cuando miles de civiles desarmados salieron a las calles para enfrentarse a soldados rebeldes que usaron tanques y aviones de guerra y bombardearon el Parlamento en un intento por hacerse con el poder.

Más de 240 personas murieron antes de que el golpe fuera desbaratado, una muestra de desafío popular que probablemente puso fin a décadas de intromisión militar en la política turca.

Pero junto a una ola de nacionalismo, el mayor legado del golpe ha sido una amplia represión. Unas 150 mil personas han sido despedidas de sus cargos en el servicio civil y en el sector privado y más de 50 mil han sido detenidas por supuestos vínculos al golpe.

El viernes, el Gobierno dijo que exoneró a otros siete mil policías, funcionarios públicos y académicos por presuntos vínculos con el clérigo musulmán al que culpa del golpe.

Los críticos, incluyendo a grupos de derechos humanos y algunos gobiernos occidentales, afirman que Erdogan está usando el estado de emergencia activado tras el golpe para reprimir a figuras de la oposición, como activistas de derechos humanos, políticos prokurdos y periodistas.

Comentarios

Notas Relacionadas