Soy maestra y soy tianguera: Reyna Gamboa

Infoecos/Colima

“Tengo 20 años dando clases, ahorita soy directora de la escuela Paladines de la Revolución en Tecoman, y soy tianguera de lunes a domingo, incluso trabajo en vacaciones y días festivos, porque una persona debe ser productiva, no estar acostada en su casa viendo la televisión”, afirma de forma contundente Reyna Gamboa Bautista.

Como docente posee plaza federal, nació en el vecino estado de Jalisco, pero su primer destino en el plano magisterial fue en Mazamitla, y cayó a Colima, como a los que lo conocen les suele suceder: les atrae lo exuberante de su vegetación, la amabilidad de la gente, lo cerca que está todo, y aquí se establecen.

El motivo de emprender un negocio fue para mejorar sus ingresos, ya que la actual situación es muy crítica, y además tiene una hija de nombre Key, a quien le inculcó el espíritu del trabajo, le ha dicho que debe ensuciarse sus manos, y no perder el tiempo, pues la vida es movimiento, y un día que se pierde jamás se recupera.

A su puesto de abarrotes le dedica siete horas diarias en horarios matutinos: el lunes vende en la colonia V. Bonfil, el martes en El Remate, el miércoles en Huertas del Cura, el jueves en La Gloria, el viernes en Moralete, el sábado en Barrio Alto y el domingo en Parque Hidalgo y Las Pulgas.

A ellas las apoyan ocho varones, que son honestos, respetuosos, participativos, tolerantes, leales y trabajadores, por lo cual se siente orgullosa de su equipo de trabajo, incluida su hija, quien a pesar de tener 19 años ya puede estar sola al frente de su negocio, y aprovecha para agradecerles porque el éxito de esta empresa es por todos los que en ella laboran.

Cita que los momentos difíciles fueron al inicio, cuando tenía que comprar los espacios, las básculas, los vehículos, la mercancía, los armazones, asó como mantas para cubrirse el sol y hule que los protegiera de la lluvia, también se torna complicado cuando llueve con viento, pues los moja y les ‘vuelan’ algunas cosas.

Son seis años desde que empezó el negocio, un tiempo que se ha pasado rápido, dice que es un trabajo pesado, pero con buena actitud y disposición la carga se vuelve ligera y transcurren amenos los momentos.

Opina que no hay edad para emprender un oficio, que pueden laborar a cualquier hora en cualquier día de la semana, y nada tiene que ver si llueve o hace frío, o si eres hombre o mujer.

Menciona: “No estén indecisos en iniciar una empresa, bien dicen que el que no arriesga, no gana. Todo negocio prospera con constancia, calidad, higiene, buenos precios, esmerada atención al cliente y saber administrarse bien”.

Y finaliza diciendo: “Quiero agradecer a nuestros clientes y amigos por preferir nuestros productos, por ustedes seguiremos luchando por ofrecerles el mejor de los servicios”.

Comentarios

Notas Relacionadas