El maestro de la ironía: Jorge Ibargüengoitia

Hace unos días paseando por la librería me topé con un libro que hace tiempo había leído, pero debido a un préstamo (de esos tan comunes) que jamás volvió, perdí. Se trataba de Las muertas de Jorge Ibargüengoitia, una historia de misterio, asesinato, amor, pasión, desenfreno y violencia envuelta en el más puro estilo del autor, con su característica ironía y sentido del humor.

Mientras lo releía entre risas discretas y una inmersión absoluta en la historia reflexionaba acerca del literato. Ibargüengoitia es, sencillamente, uno de los grandes escritores mexicanos. Se adueñó de un estilo y siguió con el hasta el final, una forma de componer literatura que asimilaba bastante al periodismo (producto de sus raíces en la materia) y que nos presentaba con acontecimientos muchas veces verídicos aunque exagerados en favor del drama, pero que mostraban un lado del mexicano que muchas veces no queremos ver: Ese oportunismo tradicional, el individualismo persistente.

Jamás entendí la razón de que Ibargüengoitia no fuese más popular entre el lector común. Quizá debido a su crítica social y política que mantuvo sus obras alejadas de escuelas públicas (donde casi todos fueron introducidos a Juan Rulfo, Octavio Paz o Mariano Azuela); tal vez por su muerte prematura un 27 de noviembre de 1983, cuando el avión en que viajaba con dirección a Madrid se estrelló dejando un saldo de 181 muertos, varios artistas pues se dirigían a un congreso literario; no sé, tal vez incluso pueda deberse al nombre (es bien sabido que mientras más larga sea una línea de palabras el cerebro se interesa menos, ¿Qué esperanza tendría Jorge Ibargüengoitia en un estante contra Carlos Fuentes o Jaime Sabines?).

Lo único que puedo decir con seguridad es que su forma de escribir es accesible y dinámica. Sus palabras, en mayoría sencillas y de uso común, recuerdan en cierta forma a Juan Rulfo si este tuviese que escribir artículos y reportajes sobre asesinatos, batallas, revolucioneso atentados políticos. Estos suelen ser los temas de Ibargüengoitia. Los Relámpagos de Agosto hablan sobre la Revolución Mexicana y varios de sus generales de forma satírica y ágil, con un tono de burla hacia acontecimientos que eran el día a día entre 1910 y 1920; Maten al León es la historia de uno de los múltiples atentados que hubo contra Porfirio Díaz en los últimos años de su presidencia, de nuevo, cargado de ironía y personajes carismáticos que te envuelven en los acontecimientos narrados; La ley de Herodes, un libro de cuentos que relatan diversos escenarios en que el mexicano sale, como dice el dicho, chin#$do ante la adversidad; o Las muertas que es mi lectura semanal, historia basada en hechos reales que habla sobre un crimen pasional ejecutado por una prostituta contra el hombre que le juró amor y la dejó abandonada en la banqueta de un pueblo desconocido sin tan siquiera pagar la cuenta del hotel.

Si buscas lector un autor atractivo e interesante, conocer de literatura o simplemente una buena lectura, Ibargüengoitia es una gran recomendación. Sus libros son pequeños y usualmente económicos, además fáciles de encontrar. Introduzcámonos en la literatura nacional, conozcamos a Ibargüengoitia.

Comentarios

Notas Relacionadas