Se cumple una semana del sismo de 7.1

Ciudad de México

En una calle, los equipos de búsqueda se abren paso entre los escombros de un edificio colapsado en un último esfuerzo por encontrar a alguien con vida mientras familiares se cobijan bajo improvisados campamentos sumidos en la angustia. En otra, lo único que queda de una fábrica es una explanada de cemento lleno de ofrendas y flores. Más allá hay edificios con grietas a los que muchos temen volver a entrar.

Al cumplirse una semana del terremoto de magnitud 7.1 que sacudió el centro del país, la normalidad está lejos de llegar a las zonas más afectadas de Ciudad de México, donde 186 personas murieron (la cifra total de muertos ya asciende a 325), 38 edificios colapsaron, casi 4 mil están seriamente dañados y alguno podría sufrir derrumbes, como le ocurrió el domingo a la iglesia Nuestra Señora de los Ángeles, donde la cúpula se partió en dos sin herir a nadie.

Miles de personas no pueden volver a sus casas y cientos de niños no tienen escuela porque se están revisando todos los centros para garantizar que son seguros. Siete de ellos están entre las construcciones que podrían derrumbarse, según el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera.

El secretario de Educación, Aurelio Nuño, dijo este lunes por la tarde que de las 9 mil escuelas de la ciudad, 676 ya cuentan con un dictamen de seguridad estructural y podrían operar hoy martes, pero de éstas no lo harán las ubicadas en las seis delegaciones más afectadas para no entorpecer los trabajos de rescate, desescombro o reparación que se llevan a cabo.

Vecinos nerviosos continuaban este lunes llamando a los teléfonos de emergencias al ver grietas nuevas o que se agrandaban en sus casas u oficinas.

Comentarios

Notas Relacionadas