Sindicato del IMSS denuncia hostigamiento hacia trabajadores

 

  • De persistir la problemática, se tomarán acciones más contundentes; no descartan toma de instalaciones del IMSS

 

Infoecos/Colima

El secretario general de la Sección XXV del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social, Rafael Ruvalcaba Aceves, aseguró que luego del plantón y denuncia pública a cargo de esta organización sobre deficiencias y carencia existentes en el Hospital General de Zona del IMSS, “directivos y funcionarios de la institución iniciaron una serie de hostigamiento y persecución en contra de los trabajadores que ahí laboran, lo cual el sindicato no está dispuesto a tolerar, y podría tomar acciones más drásticas, como plantones y toma de instalaciones”.

Ruvalcaba Aceves demandó que el delegado del IMSS, Sergio Pérez Aguilera, que retire a algunos funcionarios y colaboradores por “esas acciones que han venido implementando en contra de los trabajadores”.

El líder sindical informó que al menos 10 directivos del Hospital General de Zona 1 (HGZ1) no permiten que el personal se desempeñe con normalidad e inclusive han tomado acciones represivas contra ellos después de la denuncia que hicieron el pasado lunes 13 de noviembre.

Las acusaciones de Ruvalcaba van enfocadas a señalar a Enrique Higareda Amaraz, jefe de prestaciones médicas, como el autor intelectual de los conflictos en el hospital.

También indicó que los directivos con los que tiene conflicto pertenecieron al sindicato y pasaron a ser empleados de confianza para poder asumir el cargo. Destacó que no pide su destitución, sino que los regresen a ser ‘de base’ “porque como directivos no funcionan”.

Ruvalcaba Aceves denunció la falta de personal y equipamiento que existe en el HGZ1, pues señaló que para una buena operación y funcionamiento de ese “hospital moderno y primero en su clase” se requiere contar con dos camilleros, 58 enfermeras, personal de higiene, personal de conservación de guardias nocturnas, ropa, utensilios y materiales.

Destacó que aún quedan 122 plazas por ocupar en ese hospital, pero no han sido otorgadas a nadie. Incluso señaló la necesidad de ampliarlas a 160 por la demanda de trabajo que existe.

Actualmente se labora con el personal existente, quienes cubren turnos extras, no obstante el líder sindical anunció que pedirá a los trabajadores que se nieguen a laborar horas extras a manera de incentivo para que se contrate al personal faltante.

Denunció actos de prepotencia, malos tratos y diversas irregularidades por parte de los directivos del Hospital General de Zona número Uno, en Villa de Álvarez.

Dijo que los trabajadores sindicalizados han recibido amenazas por parte de los administrativos, esto debido, entre otras cosas, a que no existe una cobertura de trabajadores necesarios para la demanda de los derechohabientes, por lo que los obligan a trabajar más allá de su horario establecido.

“Tenemos un año que se inauguró este hospital, tenemos un año haciendo una serie de denuncias a nivel central, un año de estar en contacto con la autoridad estatal y nacional del IMSS para que vengan y solucionen la problemática; es un año que seguimos con problemas”, externó.

Precisó que es necesario decir ya basta a los malos directivos y ya basta de que nadie haga nada.

Denunció que no existe personal de camilleros para el turno nocturno para el servicio de quirófano, además que al personal no se le dota de equipamiento necesario, ejemplo de ello, a los camilleros y personal de ambulancia se les debe otorgar la faja lumbar y desde hace un año no reciben este equipo necesario para llevar a cabo su trabajo.

“Lo que exigimos es un trato digno y respetuoso tal y como lo marcan los estatutos y el contrato colectivo de trabajo”, señaló.

El dirigente sindical recordó que desde la apertura del nuevo hospital se han venido denunciando fallas estructurales en la construcción del nosocomio, pues en temporadas de lluvias se mete el agua tanto a quirófano como a los consultorios, lo que provoca diversos problemas de atención a los derechohabientes al tener que clausurar dichos lugares para secarlos y con ello disminuir los lugares para la atención de los pacientes.

Consideró como algo muy grave en contra de los pacientes del IMSS que no existen tiempos quirúrgicos “y muchas de las intervenciones se tienen que postergar hasta ocho meses, lo cual es injusto para el derechohabiente y todo, refirió, por una mala práctica administrativa y no tener orden en el trabajo que realizan”.

Expuso que hacen falta entregar 120 plazas de diferentes rubros.

Ante las diversas irregularidades, dijo el líder sindical, continuarán llevando a cabo acciones tendientes a denunciar todo lo incorrecto y fallas que existen no solo en el servicio, sino en la atención y trato, reiteró, que se les da a los trabajadores.

Comentarios

Notas Relacionadas