Interés Público

UN NUEVO PARADIGMA POLÍTICO

Con la incursión de candidaturas independientes a los diversos puestos de elección popular, no solo se elevaría el nivel del debate público, sino que de ganar en las boletas, se mandaría un mensaje contundente del nivel de hartazgo de la ciudadanía contra la clase política convencional, esa que está supeditada a los intereses de los partidos políticos.

El Instituto Electoral del Estado (IEE) recibió 17 solicitudes de ciudadanos que desean participar en este proceso electoral en calidad de candidatos independientes. Desde el pasado viernes 5 y hasta este martes 16 de enero, a la medianoche, permaneció abierto el periodo de solicitudes de registro de aspirantes a una candidatura independiente a diputados locales (propietarios y suplentes) e integrantes de los 10 cabildos del estado de Colima (por planilla) para el presente proceso electoral local.

De conformidad al calendario aprobado por el Consejo General del Instituto Electoral del Estado (IEE), el pasado 11 de diciembre, los ciudadanos interesados debieron presentar la solicitud de registro ante el órgano electoral correspondiente y cumplir con la entrega de la documentación requerida, incluyendo en ella el formato de declaración de situación patrimonial y de no conflicto de intereses y copia de su declaración fiscal por el ejercicio 2016, en caso de encontrarse obligado. También manifestación escrita, con firma autógrafa, bajo protesta de decir verdad.

Este miércoles, el Consejo General del Instituto Electoral del Estado dictaminó la procedencia de las solicitudes presentadas y expedirá las constancias respectivas a los ciudadanos aceptados para participar en este proceso, y a partir de ese momento adquirirá la calidad de aspirante a candidato o candidata independiente.

Los aspirantes que entregaron su documentación son: para presidente municipal de Manzanillo, Carlos Alberto Arellano Contreras; en Colima, Yesenia Álvarez Gutiérrez; en Tecomán, Julio Anguiano Urbina; en Villa de Álvarez, Christian Omar Hernández Ramírez, y para Comala hubo dos registros: Omar Edel González Montes y Lázaro Peña Nava.

En cuanto a las diputaciones, se presentaron Jorge Luis Herrera Valle y Felipe Augusto Acosta Miranda para la diputación en el distrito 13; Ángel Ramón García López, Patricia Mendoza Romero, Alma del Rocío Martínez Castellanos y Álvaro Martínez Espíndola para la diputación del distrito 2; José Miguel Ávalos Silva, en el distrito 8. En el distrito 4, Gerardo Palafox Munguía; en el distrito 6, Jesús Vizcaíno Rodríguez; en el distrito 10, Alma Rosa Ramírez Briceño, y Jaime Gerardo Rosas Robles para el distrito 16.

Cumplidos estos requisitos preliminares, a partir de este viernes y hasta el 6 de febrero, los aspirantes que quedaron debidamente registrados podrán realizar actos tendientes a recabar el porcentaje de respaldo ciudadano requerido, a través de firmas por una aplicación o por escrito. En este sentido, para alcanzar la candidatura a alcalde se deberá de obtener el 3% de la lista nominal del municipio de que se trate.

Los interesados para contender por una alcaldía o miembros del ayuntamiento deberán de obtener: Armería, 634 firmas; Colima, 3 mil 644; Comala, 492; Coquimatlán 471; Cuauhtémoc, 679; Ixtlahuacán, 147; Manzanillo, 4 mil 44; Minatitlán, 211; Tecomán, 2 mil 444, y Villa de Álvarez, 2 mil 908 firmas.

En el caso de las diputaciones, los aspirantes deberán recolectar el siguiente número de firmas: Distrito electoral 01, Colima, mil 57 firmas; Distrito 02, Colima, mil 115; Distrito 03, Colima, mil 23; Distrito 04, Comala-Villa de Álvarez, 951; Distrito 05, Coquimatlán-Villa de Álvarez, mil 50 firmas. Distrito 06, Colima-Cuauhtémoc, mil 130 firmas; Distrito 07, Villa de Álvarez, 962; Distrito 08, Villa de Álvarez, 908; Distrito 09, Armería-Manzanillo, 912; Distrito 10, Tecomán, 868 firmas. Distrito 11, Manzanillo, 997 firmas; Distrito 12, Manzanillo, 974; Distrito 13, Manzanillo, 968; Distrito 14, Manzanillo-Minatitlán, mil 37; Distrito 15, Tecomán, 814, y Distrito 16, Ixtlahuacán-Tecomán, 910 firmas.

El Código Electoral del Estado refiere que solo podrá haber un candidato independiente por cargo, y en caso de que los aspirantes cumplan con los requisitos, ganará aquel que obtenga más firmas en el plazo establecido. Esta elección será clave para medir el arraigo de las candidaturas independientes.

De ganar posiciones importantes, sobre todo en el Legislativo local, podría haber un cambio significativo en la dinámica parlamentaria y legislativa de la próxima legislación, que entrará en funciones a finales de este año y concluirá en el 2021. Pero para eso, los aspirantes a estas candidaturas deben generar una plataforma de propuestas interesantes y que esté articulada a los intereses y necesidades de la ciudadanía.

Por eso es importante que no se repitan nominaciones como la de Jaime Rodríguez Calderón, mejor conocido como El Bronco (primero candidato “independiente” en ganar una gubernatura), quien en los hechos mantiene la misma praxis política que en sus tiempos priistas; de repetir ese mismo patrón de comportamiento político, de nada servirán las candidaturas independientes.

Es por eso que en este 2018 es importante que los mejores perfiles, pero sobre todo las mejores intenciones y propuestas, sean impulsadas por las y los candidatos independientes. La finalidad es romper esquemas en la práctica política y construir un paradigma que propicie una forma de hacer gobierno para los ciudadanos y no en beneficio de la clase política, como ahora sucede.

SEGURIDAD, PROBLEMA DE TODOS

Los esfuerzos aislados de una administración no bastarán para resolver el problema de inseguridad, máxime cuando el origen de la violencia delincuencial tiene diversas aristas, como son la falta de oportunidades laborales, la desintegración familiar, la pérdida de valores, la impunidad, la falta de capacitación de los policías, la corrupción que socava el Estado de derecho, la incompetencia de las autoridades y muchas más situaciones que se agregan a un largo etcétera.

Decir que la seguridad es un problema de todos tampoco exculpa a la administración de Ignacio Peralta, ni a las administraciones municipales, de brindar este servicio imprescindible para la sociedad. Se entiende, no obstante, que regresar a Colima a los niveles de paz y tranquilidad que antes gozaba no será por arte de magia, ni depende de la voluntad política del mandatario estatal o el presidente de la República.

Para comenzar a revertir los niveles de la violencia delincuencial que afecta a todo el país y con un mayor énfasis a las entidades consideradas como estratégicas en el trasiego de drogas, se requiere de la coordinación eficiente entre los tres niveles de Gobierno, así como de los poderes Legislativo y Judicial, además del acompañamiento crítico y participativo de la sociedad. Los ciudadanos no podemos quedarnos inertes y esperar a que la clase política resuelva las grandes problemáticas que nos afectan.

De entrada, a nivel nacional, hay una ausencia de mecanismos y figuras legales que propicien una mayor coordinación en la estrategia de seguridad pública entre la Federación, el Estado y los municipios. Aquí, en la capital del estado, tenemos el ejemplo del alcalde Héctor Insúa, quien públicamente ha dicho que los trabajos de seguridad no le corresponden y, con ese talante, pone a los policías municipales a barrer las calles o a cazar multas para aumentar la recaudación vía las infracciones de tránsito.

La Ley de Seguridad Interior, aprobada el año pasado, da un soporte jurídico al actuar de las fuerzas armadas en la lucha contra el crimen organizado, pero no contempla componentes importantes que son claves para desaparecer al crimen organizado, como es la identificación y congelamiento de las estructuras financieras que nutren el poder logístico de los capos del narcotráfico.

Y es que no importa cuántos capos u objetivos prioritarios capturen, si tras rejas pueden seguir operando cómodamente, pues sus cuentas bancarias están intactas. Por eso tenía un gran poder de corromper a las autoridades penitenciarias El Chapo Guzmán, entre otros capos, quienes vivían con lujos y comodidades en las prisiones.

Para detener la violencia delincuencial que tanto nos afecta a los mexicanos, ya no basta solo una lucha frontal contra el crimen organizado o prevenir las adicciones, sino que es necesario también generar un gran debate para la legalización de las drogas. Si el dinero generado por el mercado de las drogas forma parte de la economía mexicana, entonces el Estado mismo debe aplicar las medidas hacendarias pertinentes para que ese flujo de dinero se aplique en políticas públicas que beneficien a la sociedad, así como sucede con la industria del alcohol y el tabaco.

Tenemos 12 años viviendo de una estrategia de seguridad fallida, tiempo en el que se ha recrudecido la violencia delincuencial y los grupos del narcotráfico se han vuelto más violentos. Ya el gobierno de Peña Nieto, en los escasos meses que le quedan, no podrá cambiar esta situación. Por eso es importante que los candidatos presidenciales comiencen a generar propuestas nuevas, serias y viables para acabar con el crimen organizado. Pero para eso la sociedad debe ser más participativa y asumirse como una parte fundamental en la toma de decisiones.

En lo inmediato, el gobierno de Ignacio Peralta logró una inversión de más de 900 millones de pesos para la construcción del Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones, Cómputo e Inteligencia (C5i), que implicará un trabajo más fino de inteligencia policiaco, pues se habilitarán más de 600 cámaras de seguridad en diversos puntos estratégicos de las zonas metropolitanas. También comenzó un programa para la contratación de más de 500 policías, número que se requiere para cumplir a cabalidad con los estándares internacionales y brindar un mejor servicio.

Decir que los problemas de seguridad se agravaron durante estos dos años, es una verdad parcial, pues en gran parte este repunte de la delincuencia se debe a las omisiones y negligencias de las anteriores administraciones, las cuales debieron generar por lo menos un número actualizado de elementos de seguridad, lo que contribuyó a generar un importante rezago. Las ejecuciones en las calles de Colima no disminuirán hasta que se haga una gran reforma social y de seguridad pública en el país, y que los ciudadanos se asuman como parte de la solución.

ANAYA EN COLIMA

Ricardo Anaya visitó al estado de Colima, cobijado por los liderazgos más visibles del PRD y Movimiento Ciudadano, como Martha Zepeda y Leoncio Morán, respectivamente. Para el trabajo político y logístico de la campaña de Ricardo Anaya, como candidato del PAN-PRD-MC, es indispensable sumar a la estructura panista, la de sus partidos aliados.

Aunque en Colima es exigua la estructura del PRD y Movimiento Ciudadano, pero en otras partes del país, como en la zona centro y en los tres estados que gobierna el sol azteca, así como en la ciudad de Guadalajara, donde gobierna el partido naranja, Ricardo Anaya tiene bastiones para conseguir votos.

En la medida que Anaya incorpore los liderazgos de los otros partidos logrará capitalizar más votos a su favor. Es la parte atractiva de esta coalición que formó el PAN con el PRD y Movimiento Ciudadano y que le da fuertes posibilidades para alcanzar la Presidencia de la República.

En el encuentro que sostuvo con militantes de estos tres partidos, Ricardo Anaya no perdió la oportunidad para golpear a los candidatos del PRI-PVEM-Panal, José Antonio Meade, y de Morena-PT-PES, Andrés Manuel López Obrador, así como de criticar al gobierno de Enrique Peña Nieto.

Como Meade, Ricardo Anaya compite para conseguir los votos anti López Obrador. Asimismo, busca también ganarse el mayor número de votantes que no van a votar por el PRI, como también lo hace López Obrador.

Al margen de este discurso, el candidato del PAN-PRD-MC logró estructurar un discurso interesante para cambiar el paradigma de energéticos, apostando más por las energías renovables. De permear el mensaje de Anaya, con temas de ese calado, seguro se hará de simpatizantes que consideran necesario una transición en los modelos de producción.

Por otro lado, Ricardo Anaya tendrá que hacer dotes de su versatilidad y destreza discursiva para estructurar un mensaje que concilie las divergencias políticas de los partidos antagónicos que lo abanderan, como es el caso del PAN y el PRD. Vamos a ver qué pasa con Anaya cuando lleguen los temas que desde siempre han dividido a la izquierda y a la derecha.

ESPECULACIÓN TRICOLOR

El Comité Directivo Estatal del PRI emitió su convocatoria para elegir a los candidatos a las presidencias municipales y las diputaciones locales. En esos días el Comité Ejecutivo Nacional de dicho instituto político emitió las convocatorias para senadores y diputados federales. Tanto para lo local como para lo federal, dos son los métodos para la selección de candidatos, la designación directa de la comisión para la postulación de candidatos y la convención de delegados. El primer método se encarga de la mitad de todas las candidaturas y su razón es garantizar el cumplimiento de las cuotas de género (50%) y de jóvenes (30%).

En el caso local, la comisión para selección de candidatos elegirá a los que competirán por Colima, Coquimatlán, Cuauhtémoc, Ixtlahuacán y Minatitlán, mientras que la convención de delegados elegirá a los candidatos de Armería, Comala, Manzanillo, Tecomán y Villa de Álvarez. En el caso de las diputaciones locales, la comisión designará los distritos III, IV, VII, VIII, X, XI, XIII y XV, mientras que la convención elegirá los candidatos para los distritos I, II, V, VI, IX, XII, XV y XVI. Si bien, los distritos electos vía comisión tienen más posibilidades de ser encabezados por una mujer o un joven, y los elegidos por la comisión para ser encabezados por hombres, esto no es una regla.

En el caso federal, el Distrito I de Colima será electo por la convención de delegados, mientras que el II será una designación directa del CEN. A su vez, era ya sabido que la primera posición al Senado se entregó al Verde, mientras que la segunda posición de la fórmula quedó para el PRI. Eso da a pensar en que Colima fue nuevamente uno de los estados sacrificados para el cumplimiento de cuotas para el presente periodo electoral. No nos sorprendamos si una mujer o un joven encabeza el Distrito federal II.

Desde la emisión de la convocatoria se ha mantenido una secrecía extendida, si bien, varios son los cuadros que se ven deambulando en las oficinas de la avenida Galván, muchos parecen más almas en pena que altivos. El hecho de que el presidente del PRI, Rogelio Rueda, anunciara que las coaliciones quedarían a más tardar el 23 de enero, mientras que los registros de las precandidaturas serían el 25, ha mantenido a propios y extraños al filo del cuchillo, ya que todo parece indicar que en la casona blanca de la Galván Sur estarán el 24 de enero recibiendo a algunos suspirantes para anunciarles su bendición.

Y mientras los tiempos llegan, muchos son los suspirantes que están en ascuas esperando la llamada del “cero uno” mientras que otros lo siguen a todas las actividades de la agenda para tratar de robarle unos segundos de su atención. Es por eso que desglosaremos aquí una serie de los nombres más sonados entre la militancia, los analistas políticos y algunas listas que circulan en redes sociales para hacerse de las candidaturas a alcaldías o distritos locales.

Por Armería suenan los nombres de Mayra Evangelista Leal, Carlos Cruz Mendoza, Rafael Ochoa Ortiz, Eusebio Mesina y Esperanza Alcaraz Alcaraz. Por Colima: Rubén Pérez, Osiris Alcaraz, Magaly Bazán, Carlos Cárdenas Roque, Óscar Gaytán, Héctor Munguía, Adalberto Negrete, José Antonio Orozco, Francisco Pérez Medina, Carlos Noriega, Mayrén Polanco, Ximena Puente, Federico Rangel, Itzel Ríos, Lizeth Rodríguez, José Manuel Romero, Filemón Salazar, Óscar Valdovinos y Alberto Santana. Para Comala, Juanita Andrés, Ramsés Díaz, Bibiana Gómez, Irma González, Jessica Montelón, Agustín Morales, Abraham Osorio, Mireya Rincón, César Rodríguez, Salomón Salazar y Fernanda Zamora. Por Coquimatlán, José Guadalupe Benavides, Martín Flores, Paola George, Vanessa Hernández, Imelda Meraz, Valeria Pérez Manso, Enrique Preciado y Jesús Sánchez Romo.

En cuanto a Cuauhtémoc suenan Valentín Díaz, María Dolores González, Aldo Martínez, Pedro Martínez Rivera, Gabriela Mejía, Jesús Plasencia, Blanca Rocha, Osiris Romero, Mely Romero, Ivet Antonia Solís, Octavio Tintos y Juan Pedro Vera. Por Ixtlahuacán: Blanca Acevedo, Guillermina Hernández y Jessica Lissete Romero. Por Manzanillo, Marcelino Bravo, Dulce Lina Campos, Jorge Armando Gaytán, Gamaliel Haro, Alberto Medina, Gustavo Antonio Meillón, Fernando Morán, Andrea Naranjo, David Ortega, Rogelio Rueda, Martín Sánchez Valdivia, Francisco Zepeda y Dulce María Salas.

En el caso de Minatitlán suenan Lilia Figueroa, Omar Michel y Manuel Palacios. Por Tecomán, Santiago Chávez, Óscar Ávalos, Édgar Ceballos, Alejandro Flores, Arturo García, Esperanza Hernández, Francisco Javier Mares, Juan Carlos Pinto, Martín Pinto y Luis Vargas. Y por Villa de Álvarez, Roberto Bravo, Patricia Victórica, Eduardo Solís, María Rubio, Enrique Rojas, Sergio Pérez, Jasan Osornio, Carlos Cardona, Hermelinda Carrillo, Selene Carrillo, Alfredo Chávez, Linda Carrillo, Jorge Cortez, Oswy Delgado, José María Cruz, Verónica Méndez, Sofía Gutiérrez, Jesús Dueñas, Perla Alejandra Godínez, Miguel Gómez y Héctor Magaña.

Como se puede observar muchos son los suspirantes pero pocos serán los ungidos. Los factores relevantes a esperar para que se den las definiciones serán el acuerdo de convenio de coalición del PRI, ya sea con el Verde, con Nueva Alianza o con los dos, cómo se repartan las candidaturas, las designaciones de candidaturas federales al Congreso y el Senado y sobre todo, las cuotas de género y jóvenes que serán cruciales para el futuro político de todos.

Comentarios

Notas Relacionadas