Sociedad Líquida: Fuerzas armadas mexicanas

Desde finales del 2017, nuestras fuerzas armadas se han convertido en el centro de atención mediática. Desde la polémica por la aprobación de la Ley de Seguridad Interior, hasta los últimos días, cuando indirectamente volvió ser tema, ahora por la compra por parte del gobierno mexicano al estadounidense de misiles y torpedos guiados que la Marina Armada utilizaría contra el narcotráfico y el crimen organizado. Lo anterior representó una inversión de 98.4 millones de dólares, según medios informativos como Excélsior.

Ante esta noticia, como es usual, se dejaron ir las críticas por parte de algunos opinólogos y sociedad civil contra este hecho. Los tamices de las mismas van desde el sentido maniqueo de cuestionar cómo nuestro país dilapidaba nuestro dinero en ello, hasta aquellos más cercanos a las teorías conspiracionistas, que aseguraban que este armamento era para reprimir a la sociedad civil en las próximas elecciones.

Como es usual en un servidor, me di la tarea de buscar datos duros sobre el estatus económico de las fuerzas armadas mexicanas, y como resultado me encontré con varias agradables sorpresas.

En el camino, me encontré con un interesante estudio sobre las fuerzas armadas en México, realizado por la consultora B Analytics, la cual se define como una proveedora de análisis especializado en seguridad y asuntos públicos. El estudio en comento fue realizado para el periódico Excélsior.

Entre los datos a destacar es que las fuerzas armadas mexicanas ocupan el lugar 33 a nivel mundial del ranking Global Firepower, el cual mide el “índice de poder” de 133 países, utilizando para ello más de 50 variables, agrupadas en ocho categorías: recursos demográficos, poder aéreo, poder terrestre, poder marítimo, recursos económicos, recursos logísticos, recursos naturales y características geográficas. A nivel continente americano México ocupa el cuarto lugar, y a nivel Latinoamérica el segundo.

En números absolutos, nuestro país ocupa el lugar 29 en presupuesto de defensa, pero retrocede al lugar 102 cuando se considera la proporción del PIB que representa este gasto. Para ponerlo en contexto, el promedio internacional del presupuesto de defensa como porcentaje del PIB es de 1.23% y solo 35 países gastan esto, o más. El promedio mexicano es de solo el 0.5% del PIB, acorde a este estudio.

Evidentemente, el documento es más completo y contiene más datos puntuales, como, por ejemplo, en qué se gasta, con qué activos cuentan, etc. Sin embargo, la conclusión es que las instituciones pertenecientes a las fuerzas armadas son un ejemplo de eficiencia en el manejo de los recursos, ya que con menos han sabido hacer más. Analistas de la misma consultora encargada del estudio han afirmado que si nuestro país invirtiera el promedio internacional como porcentaje del PIB, las fuerzas armadas mexicanas podrían ocupar hasta la posición número 10 mundial. Ante ello, resulta yerma y falaz la crítica por actualización de los activos armamentistas de nuestras fuerzas armadas.

POSTDATA

La semana pasada comentaba del pobre nivel político al que nos enfrentaríamos en las elecciones de este año. Pues, amable lector, en nuestro estado no nos quedamos atrás, ya que el nivel de nuestra política local tiene un nivel de “narcoestilo”, ya que la delegada especial del CEN del PRD, Martha Zepeda, como suele ser habitual en ella, “protestó” contra la inseguridad de forma sui generis, al colocar bolsas negras que simulaban cadáveres afuera de Casa de Gobierno. Pareciera que aquel adagio maquiavélico de que “el fin justifica los medios” es la estrategia a seguir por la perredista, ya que no importa lo grotesca e insensible de dicha forma de protestar, si con ello se hace el suficiente ruido para hablar del tema y afianzar una candidatura para la siguiente elección. Por lo pronto, las propuestas pueden esperar.

Mi twitter @enricrux

Mi blog https://cognozblog.wordpress.com

Comentarios

Notas Relacionadas