Sociedad del conocimiento: Antes y después de la fundación de Colima

Colima era una zona de relativo desarrollo en Mesoamérica, considerada marginal, lo que se explicaba por las condiciones geográficas que fueron un gran obstáculo para el desarrollo de una sociedad de compleja organización social, política y económica.

Sin embargo, la zona que actualmente ocupa el estado de Colima estuvo densamente poblada en la época anterior a la llegada de los españoles. Algunos historiadores calculan que la población indígena debe haber sido de, aproximadamente, 140 mil habitantes en el triángulo delimitado por la región de Motines, enclavada en lo que hoy es el estado de Michoacán, la bahía de La Navidad, actualmente en el estado de Jalisco, y el volcán de Colima.

Para el año 1548, en la misma región, existían solo 17 mil 923 indígenas. Con lo anterior, se pone de manifiesto la drástica reducción de la población, resultando natural de los abusos y de los excesivos trabajos que fueron sometidos por los españoles.

Esto ocurrió pese a que el rey de España procuró defenderlos de los excesos y abusos mediante la expedición de las llamadas Leyes Nuevas, promulgadas en el año de 1542. Estas leyes contenían diversos artículos para beneficio y protección de los indígenas, sin embargo, en la práctica, en Colima, no fueron aplicadas, y sí lo fueron tardíamente, cuando los efectos mayores ya se habían dado.

Ante esta situación, los indígenas reaccionaron de diversas maneras pero notoriamente se negaban a procrear hijos para que no sufrieran las humillaciones y trabajos a que eran sometidos.

Los párrafos de arriba fueron tomados de la obra Historia mínima de Colima, del historiador Ernesto Terríquez, de dos capítulos: “Población indígena, antes y después de la conquista”, y el que a continuación compartimos, de “Ocupación de Colima”, información necesaria para conocer nuestro presente y futuro.

En el año de 1524 el capitán Francisco Cortés de San Buenaventura, pariente cercano de Hernán Cortés, vino de México a Colima como comandante y alcalde mayor, con instrucciones de explorar el norte en busca de las amazonas. Entró con su ejército por Tamazula y Zapotlán, y de allí continuó a través de Tuxpan a Colima,

Esto parece haber sido el primer uso español de lo que iba a ser el camino real entre Colima, Michoacán y México.

Después de una larga y azarosa expedición en la que llegó hasta el actual estado de Nayarit, Cortés de San Buenaventura fue cambiado en 1526 por Francisco Orduña, como capitán y alcalde mayor de Colima.

En virtud de que la primitiva Villa de Colima se encontraba enclavada en una región muy insalubre, se cambió al lugar que ocupó el antiguo poblado indígena de Tuspa.

El cambio se hizo con la solemnidad debida el 20 de enero de 1527 y se le impuso el nombre de Villa de San Sebastián de la Provincia de Colima, nombre que al paso de los años cayó en desuso, prevaleciendo el que conserva hasta la fecha: Colima.

El cambio acontecido culmina la conquista de Colima y se inicia el largo periodo colonial.

Con palabras más o menos, Ernesto Terríquez presenta uno de los mejores panoramas de cómo eran estas tierras originalmente, los cambios que hubo con la llegada de los españoles y durante el virreinato, textos a recordar, máxime porque un día como hoy, hace 491 años, fue fundada lo que en la actualidad llamamos la capital de nuestra entidad.

El escritor Noé Guerra, sobre el hecho, nos compartió que los vestigios de la Villa de San Sebastián de la Provincia de Colima, se emplazaron entre los actuales río Colima y río Chiquito (embovedado por parte de la actual calle Gabino Barrera y bajos de La Marina, la Madero y el jardín Torres Quintero). Así como al sur terminaba, por casi 300 años, en la actual Independencia, y al norte, en la Manuel Álvarez.

Creo que aquí, en este punto, debiera de llevarse a cabo la conmemoración y no en el jardín principal, para que los colimenses tengan un mejor conocimiento del hecho.

Comentarios

Notas Relacionadas