Baúles: Bernabé le pegó a Muchilanga

Los partidos políticos en Colima andan, como dice la canción de Celia Cruz: “Songo le dio a borondongo/ Borondongo le dio a Bernabé/ Bernabé le pegó a Muchilanga”.

Será porque todavía faltan más de dos meses para el registro formal ante los órganos electorales –el plazo marca del 20 al 25 de mayo-, pero lo único que vemos es una feria de aspiraciones y suspiraciones, codazos y empujones de por medio, ¿que nos indicarían el afán por servir a los ciudadanos?

Veamos: al margen del Panal colimote, que ahí la lleva pian pianito, sin hacer mucho ruido, y de los aspirantes “independientes” que tendrán oportunidad de mostrar que reunieron las firmas que les mandata el marco legal, lo cierto es que hay mucho ruido y pocas nueces en los tres bloques más importantes: PRI-Verde, Morena-PT-PES y PAN-PRD-MC.

En el PRI comienza la reacción del acuerdo extrapartidista que tiene como objetivo llevar a la gubernatura a Virgilio Mendoza en 2021, con las siglas del partido del tucán y el respaldo del PRI; en días recientes, el líder político de este proyecto, Fernando Moreno Peña, tuvo que recorrer los municipios donde militantes han expresado su inconformidad, renunciando al tricolor: Manzanillo, Tecomán, Ixtlahuacán y Minatitlán.

Acusan de imposición de candidaturas y se cuenta por cientos, y, de ser cientos, sin duda serían miles de votos los que ya no ingresarían a las urnas en favor de José Antonio Meade y las fórmulas locales, pues una renuncia se lleva consigo a más de uno o dos familiares en edad de votar.

En el otro bloque, del PAN-PRD-MC, mientras el sol azteca y el partido naranja aún no han sacado su respectiva convocatoria interna, los blanquiazules alborotaron su avispero durante un par de semanas, que concluyó el domingo 11 de febrero. 48 horas tenía el panismo local para analizar la centena de aspirantes registrados a ocupar las planillas de ayuntamientos y diputaciones locales.

Y que se les aparece el fantasma de Jorge Luis Preciado. Bueno, por lo menos los medios colimotes, tradicionales y en redes sociales, así lo consignaron: que el senador, quien liderea a uno de los dos grupos albiazules, habría hecho gala de su estilo bromista y provocador, la noche del lunes 12, provocando que alguien desde el Comité Estatal pidiera la presencia de Seguridad Pública en la sede albiazul al norte de la ciudad de Colima.

Las cosas no pasaron a mayores, aunque hubo militantes y liderazgos, muy sensibles, que se molestaron con los mensajeros, esto es, con los periodistas que dieron fe del sainete en mención. A raíz de ello, el Comité Ejecutivo Nacional del PAN analizará y determinará, a más tardar en la primera semana de abril, quiénes, de esa centena de aspirantes registrados, deberán encabezar las fórmulas locales, a las que se integrarán candidatas y candidatos, en menor proporción, de MC y PRD.

Y en este río revuelto, ¿cómo no iban a estar los de Morena? Era tanto el desorden y los desacuerdos, no sólo entre liderazgos y militantes colimenses del partido del tabasqueño, y entre éstos y sus aliados de PT y Encuentro Social, que al final tuvieron que pedir al Nacional que allá decidan los nombres de candidatas y candidatos, argumentando el clima de inseguridad en Colima.

Sobre este bloque, vale decir que los morenistas, que ya participaron en la elección del 2015, al desaprovechar la gran oportunidad de impulsar cuadros jóvenes y frescos para esta elección, ya están pagando las consecuencias con aspirantes registrados, vía PT y PES, que no traen cartas credenciales confiables, algunos de ellos provenientes del círculo de “la mafia del poder local” pertenecientes a la administración estatal pasada.

 

DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS

ASÍ LO DIJE AYER, EN FACEBOOK. “Nacho: si hubieras hecho cambios en Seguridad cuando mataron al joven vendedor de flores en el Obregón, hoy no lamentarías lo de Uribe Clarín”. Toda muerte duele. Dudo, sin embargo, que la situación de inseguridad sea resuelta, en el país y en Colima. ¿Razón de mi escepticismo? El perfil de Enrique Peña Nieto e Ignacio Peralta es tecnócrata, por tanto, no tienen estrategia de seguridad y sus gobiernos giran en torno al dinero, no a los seres humanos.

FELIPEMANÍA. Quien entre a redes sociales verá que hay una gran efervescencia por ver a Felipe Cruz como próximo presidente municipal de Villa de Álvarez.

Comentarios

Notas Relacionadas