Editorial

Tres días después del cierre de las precampañas, se avizora un panorama interesante para los próximos comicios presidenciales. De acuerdo a la última encuesta publicada por Mitofsky, Andrés Manuel López Obrador se mantiene a la cabeza de las preferencias electorales; Ricardo Anaya ha crecido sus simpatizantes; mientras que José Antonio Meade se mantiene en el tercer lugar con una ligera tendencia a la baja.

No obstante los números, el camino que conduce al día de las elecciones se mantiene incierto; pues es sabido que AMLO ha sabido ganar las encuestas a la perfección, pero las espurias adquisiciones de su partido y su discurso maniqueista, podría propinarle nuevamente un revés electoral. En el caso de Anaya, comenzó con una campaña que no terminaba de cuajar, pero la definición de los indecisos aunado a la desangelada campaña de Meade, han crecido los números a su favor, en una tendencia que podría mantenerse hasta el 1 de julio.

Meade se ha mantenido en el tercer lugar en gran parte por las características de su campaña, pero también por la situación de descontento e incertidumbre que prevalece en el priismo nacional, lo cual mantiene vigente la posibilidad, o al menos en el imaginario social, de su sustitución o de su derrota en las urnas. La ventaja de Meade es que logró su cometido, pasar de ser un desconocido a un conocido, lo cual le da una ligera ventaja para utilizar la campaña para dedicarse a conquistar la simpatía de los mexicanos. Aún queda un largo trecho, y a la ciudadanía no nos queda más que mantenernos informados y mantener la civilidad.

Comentarios

Notas Relacionadas