Mujeres futbolistas de Somalia desafían la religión y a Al Qaeda

El gusto por el futbol no sabe de fronteras, limitaciones ni prejuicios, por eso es que en Mogadiscio, la capital del país africano Somalia, un grupo de mujeres retan los tabúes y el calor insoportable, se quitan los hiyabs y se uniforman para practicar el deporte.

Las chicas saltan al campo a realizar ejercicios con gruesas medias bajo los pantalones cortos para ocultar sus piernas y gorritos para esconder su cabello, pero aún así no se libran de la mirada reprobadora de un puñado de hombres jóvenes.

“Es evidente que tenemos miedo pese a llevar ropa gruesa encima de los pantalones cortos y de las camisetas de camino al terreno de juego”, explica Hibaq Abdukadir, de 20 años, una de las 60 futbolistas que se entrenan para el Golden Girls Center de Mogadiscio, el primer club de futbol femenino del país.

Mohamed Abukar Ali, de 28 años, que fundó el club al darse cuenta de que no existía un solo equipo femenino en todo el país, explica los impedimentos que encuentran: “Cuando las chicas vienen a entrenarse, tenemos que organizar el transporte para traerlas aquí y después llevarlas a sus casas, porque son chicas y pensamos en su seguridad. Hay tantos desafíos… ya sea la seguridad o la falta de recursos, pero esto no va a desanimarnos en nuestra ambición de crear clubes de futbol femenino en este país”.

Comentarios

Notas Relacionadas