Sociedad del Conocimiento: El maltrato, una forma de violentar

Dedicados a las mujeres que tienen una coordinación, una dirección, principalmente a las damas que tienen una encomienda de empoderar a la mujer y defenderla.

Hay diversos tipos de maltratos: familiar, laboral, escolar, urbano, institucional, cada uno es una estrategia para violentar, sirven para someter al débil desde quien tiene el poder, lo lamentable es cuando esto ocurre en un organismo que nació para abatirlo o disminuir la violencia, máxime en torno a la mujer.

En Colima no estamos ajenos, se da en las escuelas, en el hogar, en el barrio, en las oficinas gubernamentales y privadas, lo triste, es tolerado y fomentado por quien deben hacer la diferencia. Para el caso abordaremos el laboral e institucional.

El maltrato “es todo comportamiento consciente e intencional de aplicación u omisión que una persona o grupo desarrolla contra otra(s), de alguna manera más débil(es) y le inflige daño en el marco de un contexto de conflicto o abuso”, por lo tanto, “puede ser de naturaleza consciente e intencional, lo que implica el reconocimiento de la responsabilidad del victimario o agresor en el desarrollo de todo comportamiento maltratante”.

Para que haya maltrato, la persona, no necesariamente tiene que haber recibido un golpe, insulto o daño a su propiedad, también se da cuando deja de hacer o brindar atenciones, palabras, o bien excluyes, discriminas de cosas que debe recibir, simplemente porque está en su derecho, pero tú como poseedora del poder y tu poca falta de raciocinio, aprovechando la fuerza de tu posición violentas.

El maltrato es un fenómeno interpersonal, una interacción de personas en las cuales se reconocen roles de víctima y agresor o victimario, por citar: “yo no le hecho nada, solamente le he dejado de hablar y no me importa si está bien o no lo que hace”, las omisiones son más hirientes que la aplicación de algún daño.

En el maltrato no solamente intervienen la víctima y el victimario, también participan otras personas que pueden ayudar aumentar su frecuencia o intensidad, lo lamentable de este fenómeno es cuando ocurre en áreas donde hay solo profesionales del derecho, psicología y trabajo social. Las otras personas que pueden intervenir lo pueden hacer de manera directa (cómplices) o indirecta, como espectadores, azuzando o fortaleciendo con comentarios la decisión de maltratar.

Según la bibliografía consultada, el maltrato laboral ocurre cuando las personas desempeñan su trabajo, la importancia de este ámbito radica en su significado económico y, por ende, en su capacidad para plantear ciertas condiciones de vida, pero cuando tú chantajeas, discriminas, explotas a tus compañeras, quedas mal.

El institucional es aquel que tiene que ver cuando los usuarios o beneficiarios de los servicios o atenciones que debe brindan un organismo no se lo dan, inclusive, dejan en el olvido a quienes necesitan de la ayuda, los mandan a otros lugares, no les dan seguimiento, no los reciben porque su agenda gubernamental está saturada.

Quienes tienen el control saben que este tipo de maltratos hacia sus compañeras hacen que nuestra sociedad se debilite, no olviden que las mujeres se desenvuelven de por sí en condiciones que obstaculizan su máxima contribución a su familia y comunidad, por lo tanto, su deber es apoyarlas, no obstaculizarlas.

La violencia perjudica a las mujeres en diferentes áreas de la vida, así como su capacidad para desarrollarse. De corazón, por el bien de Colima, esperamos se tomen cartas en el asunto poniendo un alto a esta barbarie. Aclaro, esta situación no es nueva, es de conocimiento popular, mas empañan el discurso y obras de Nacho Peralta, quien se ha comprometido al empoderamiento de las mujeres en su gobierno.

Estamos convencidos que quien no sea competente en unas de estas direcciones, debiera ser removido a la brevedad, y máxime de comprobarse el maltrato, en fin. La vida es una rueda de la fortuna. Al tiempo, cada cosa.

Comentarios

Notas Relacionadas