Análisis político: Nacho agarra al toro, la caseta

El gobernador del estado, Ignacio Peralta Sánchez, agarró al toro por los cuernos al fijar su postura respecto al añejo y delicado conflicto que ha provocado la permanencia de la caseta de peaje que se instaló por la inversión privada del costo de la autopista, que si bien ha beneficiado al desarrollo estatal, regional y nacional, ésta carretera ya fue pagada, ni duda cabe, por tener una cuota de las más caras a nivel internacional, pues por allí pasan miles de camiones de carga y vehículos que transitan diariamente al puerto más importante del país, pero además de recuperar la inversión, ya venció su contrato como dos o tres veces, el primero era al parecer solo por nueve años tres meses, y ya van 28 años.

Por tal motivo, en tiempos electorales, cada tres años revive el tema tal como está sucediendo ahora, previas a las elecciones, se han organizado grupos de activistas jóvenes y ciudadanos que ahora se hacen llamar Consejo Nacional Ciudadano, logrando miles de apoyos en las redes sociales, pretenden liberarla por el bien de la economía popular, beneficiando también a los cientos de trabajadores que se desplazan diariamente de la capital al puerto o viceversa.

Nacho Peralta asumió bien su liderazgo estatal, sin hacer lo que otras administraciones han hecho, de ver y dejar pasar o recibir plumas de oro y costosos regalos, tampoco ha encarcelado a los manifestantes, pero ya admitió públicamente la necesidad de resolver el conflicto mediante la vía pacífica y legal, advirtiendo que no está de acuerdo en el sustento de las prórrogas de mantenerla aquí en Colima por otras inversiones que se hacen para carreteras en otros estados. Nos da a entender que es absurdo que Colima pague doblemente la inversión (de esa empresa), manteniendo el cobro del peaje aquí, para que con dinero de Colima y no de la propia empresa, se beneficie ella e invierta en otro estado al abrir nuevas carreteras, por lo que ganaría doblemente, lo de esta caseta y lo que cobren allá ahora y en el futuro, lo que es totalmente absurdo. Y como Nacho estuvo como subsecretario de la SCT, bien pudo sospechar las posibles irregularidades que se cometieron en tiempo de Felipe Calderón, ya que en estas fechas se firmó indebidamente la prórroga de la caseta hasta el año 2029.

Por tal motivo, el secretario General de Gobierno, Arnoldo Ochoa González, atendiendo la postura política del Gobernador, informó inmediatamente que el Gobierno del Estado junto con el Poder Legislativo conformarán una Comisión para revisar a fondo los documentos de la concesión de la caseta de peaje de Cuyutlán, de la procedencia de la ampliación de la concesión, de su vigencia legal y poder analizar la viabilidad de solicitar su nulidad, para su cancelación, aclarando Arnoldo de que se trata de una concesión federal, y exhortó también a los manifestantes y empleados o comisionados de la empresa a evitar las confrontaciones físicas o de violencia.

Poco o nada ha ayudado también la postura rígida o dura de la empresa concesionaria, ya que ha hecho oídos sordos a la problemática estatal, en nada ha beneficiado, incumplió acuerdos sostenidos con funcionarios locales para bajar el costo de la tarifa a los vehículos con placas colimenses, dificultó el trámite o simplemente los engañó, y lejos de disminuir la cuota al pasar los años tal como se hace en algunos países, al contrario, aumentaron absurdamente afectando la economía del transporte y de la familia, debido a que los incrementos llegan o bajan precisamente al hogar, pues por un doble remolque cobran ya cerca de mil pesos. Y si recordamos, desde un principio, la empresa demostró su avaricia, ya que primero se instaló en Armería para cobrarles también, pero los armeritenses se organizaron y la tomaron obligando a colocarla en Cuyutlán.

Por último, si el conflicto sucede en la carretera federal, ¿cómo es posible que las autoridades federales, Policía Federal, PGR, Ejército, Secretaría de Gobernación, etc., no se involucren y le dejan todo el paquete político al Gobierno estatal, lavándose las manos? Por tal motivo, Nacho hizo muy bien al agarrar el toro por los cuernos y participar para resolver el problema de fondo, que es tener los documentos de dicha concesión para sustentar el trámite de la nulidad, pues podemos presumir que se dio en forma irregular en tiempos de Felipe Calderón. Es atinada y adecuada esta postura porque defiende a los colimenses y acredita el interés por mantener la línea de honestidad y transparencia gubernamental que le ha impreso a su administración estatal.

Comentarios

Notas Relacionadas