Baúles: Otra vez la caseta de Cuyutlán

El gobernador Ignacio Peralta Sánchez y las autoridades de la SCT, a cargo de Enrique Peña Nieto, insisten en estirar la cuerda, en el caso de la caseta de Cuyutlán; pero, en una de esas, tendrán que responder en caso de que se reviente.

En la semana fuimos testigos del cinismo con el que se conducen los priistas. Y Rogelio Rueda dio la nota: dio acuse de recibo a quien, dentro de su responsabilidad como legisladora federal, es la única que se ha preocupado y ocupado por hacer algo para que se quite esa caseta o que bajen el precio de las tarifas de la misma: la diputada del PRD colimense María Luisa Beltrán Reyes.

Veamos: el viernes de la semana antepasada Beltrán Reyes, atendiendo el reclamo ciudadano de quitar la caseta o disminuir sus tarifas, registró en la Cámara de Diputados un Punto de Acuerdo de “Urgente u Obvia Resolución”, según los conceptos legislativos. Quienes deben atender este tipo de exhorto son los coordinadores de los Grupos Parlamentarios. El miércoles, durante la tarde, la diputada del sol azteca colimense fue informada que el Grupo Parlamentario del PRI -con sus aliados Panal, Verde y PES- no le entraría a discutir el asunto, y que ya se habían comunicado con el gobernador colimense y con funcionarios de la SCT, para tomar tal decisión.

La diputada informó a la población, mediante comunicado, sobre la posición del PRI -Grupo Parlamentario Federal, Gobierno federal y Gobierno del Estado de Colima están integrados por priistas-. Eso no le gustó a Rogelio Rueda, quien no tardó en responder -cinismo de por medio- que la diputada estaba mintiendo.

¡Hombre, tan fácil: que quiten la caseta o bajen las tarifas! Ahí se verá quién miente, ¿o no?

Lo sucedido ayer domingo, y lo que suceda en lo sucesivo, cada que sea tomada esta caseta, es responsabilidad de Ignacio Peralta y Enrique Peña Nieto. Nadie, en su sano juicio, estaría de acuerdo con algún hecho de violencia. Pero ellos insisten en seguir estirando la cuerda.

 

DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS

MI FE DE ERRATAS SOBRE ENCUESTA. En mi colaboración anterior, del jueves 12, publiqué los datos de una encuesta sobre tendencias de votación para el Senado de la República, levantada en las 32 entidades federativas; esta encuesta, levantada del 1 al 4 de abril, asienta los números que cité en este espacio; sin embargo, cometí el grave error de decir que, a partir de los números de Colima, en ese mismo orden de coaliciones venían los datos de las otras 31 entidades, cuando no es así. Corrijo: después de los datos de Colima, cuyo orden de coaliciones fue PRI-Verde-Panal, PAN-PRD-MC y Morena-PT-PES, en las 31 entidades federativas siguientes los números corresponden al siguiente orden: PAN-PRD-MC, PRI-Verde-Panal y Morena-PT-PES.

SOBRE OTRA ENCUESTA. Si bien la precitada encuesta reflejaría una contienda de tercios al Senado, por parte de las tres coaliciones, el fin de semana se comunicó un amigo del Frente por México para decirme que esos números que yo publiqué son de una encuesta de Gobernación, porque al gobierno de Peña Nieto le conviene vender la idea de que la contienda es de tercios, cuando la realidad es que el la coalición del PRI-Verde-Panal, incluido su candidato Meade, terminarían en un lejano tercer lugar. “Mira, Ricardo, me dijo el amigo: te paso los números reales sobre Colima, al Senado: María Elena Abaroa-Luis Humberto Ladino Ochoa (PAN-PRD-MC) 29.30 por ciento, Joel Padilla-Griselda Valencia (Morena-PT-PES) 28.30 por ciento, Gabriela Benavides-Fernando Moreno (PRI-Verde-Panal) 13.30 por ciento, No Sabe/No Contestó: 25.50 por ciento. Esta encuesta puede consultarse en www.massivecaller.com, según me comentó el amigo. Ahí la dejo.

Comentarios

Notas Relacionadas