Camino Real: =TERRENOS A BORDO DE AUTOPISTA $1.50 M2 =PEJE, IRRESPETUOSO =PERFIL PEJIANO

En estos tiempos es muy difícil, cuando no imposible, encontrar terrenos que fueran tan baratos como dicen los geniales Luis Ladino y Martha Zepeda, así fuesen de agostadero, cerriles, calcáreos, pedregosos, en breña, sin agua de riego y propios apenas para el pastoreo de cabras, y menos estando a bordo de una autopista y a 7 kilómetros de una capital del estado.

Ambos oportunistas, basados en la publicación de un diario nacional (de esos que nomás se asoman la provincia cuando brilla el $ol), “denuncian” que el predio que ocupará la Zona Militar en su nuevo asiento (63 hectáreas) vale un millón 254 mil 269 pesos, no obstante lo cual el Gobierno del Estado lo habría comprado en 58 millones para hacer un canje por el predio que ocupan actualmente los soldados (15 hectáreas). Si a esas vamos, el precio por metro cuadrado de esas 63 hectáreas andaría en un peso y 50 centavos.

Pero esto no es más que calenturas de campaña electoral, en las que todos los políticos mediocres, oscuros, trillados, salen enloquecidos a la calle a gritando sandeces, y es común verlos entregados a cruzadas de denuestos hacia los adversarios, en especial si se trata del Gobierno del Estado. Todo lo que se diga, aun cuando no lo comprueben, será aplaudido por una claque acostumbrada a creerse de todo, incluso de las fake news tan de moda. Difama, que algo queda, es la consigna de estos malos actores políticos en estos tempos tan necesitados de ética y valores morales.

Los que basan su estrategia electoral -como la aludida pareja de pajarracos-, en señalamientos temerarios sin tener una sola prueba más que recortes de prensa o lo que se diga en las redes sociales (Umberto Eco, escritor y filósofo italiano: “Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas”), son los que están más desesperados por levantar en el ánimo social, ya que generalmente son los que nadie conoce porque durante sus responsabilidades como servidores públicos jamás se tomaron la molestia de salir a ver las necesidades de la gente. Tal es el caso de Ladino, candidato a senador y alumno aventajado de Jorge Luis Preciado, quien no sabe qué hacer para que le echen un lazo los electores. El pasado domingo, en la caseta de peaje de Cuyutlán, se pasó de vivo queriendo aprovecharse de una manifestación ciudadana para hacer proselitismo, pero le salió el chirrión por el palito y recibió todo tipo de insultos y descalificaciones que lo obligaron a retirarse con la ésa entre las corvas. No obstante, junto con esa ajonjolí de todos los moles que es Martha Zepeda, se colgaron de una nota periodística para salir con la batea de babas del precio de los terrenos para la Zona Militar, cuya fabulosa operación la habría querido Ricardo Anaya, candidato presidencial del PAN, que con dinero meneado por los paraísos fiscales compra en diez y vende en 59 millones. Y es que, acostumbrados al “ai se va” y no investigar las cosas, se dejaron llevar por la fake new, asumiendo que el Gobierno del Estado había pagado cantidades exuberantes por terrenos de menor costo.

La especie, por supuesto, es falsa y el gobernador Ignacio Peralta aclaró: “El precio que se pagó fue de 58 millones de pesos, lo que es incluso menor a su valor, según avalúo del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin) (máxima instancia de valuación de bienes en el país) el cual determinó que el costo del predio es de 61 millones de pesos”.

¿De dónde sacan Ladino y Zepeda que 63 hectáreas, casi en los suburbios de esta ciudad, pueden costar un millón pasadito de pesos? El Registro Agrario Nacional (que originalmente escrituró la propiedad) extiende gratis el dominio pleno de terrenos ejidales a sus tenedores y solo les pone un precio simbólico, lo que no quiere decir que en la reventa el ejidatario no pueda vender a precio comercial.

Ladino y Zepeda se colgaron de un clavo ardiendo. Y sí, se hicieron notar, pero como dos grandísimos ingenuos.

MESÓN

El Peje ya se asume ganador de la elección presidencial, lo que lo exhibe como un sujeto sin ningún respeto a los ciudadanos y, además, habla del grado de locura que le afecta… Eso va quedando evidenciado con los temas del aeropuerto, la amnistía a los narcos, el avión presidencial, el freno a la reforma educativa (¿pa´qué quieren loj niñoj aplendel inglej?), la candidatura del hampón Napo, su alianza con la otra hampona Elba Esther, etc… Llegará El Peje al primer debate, el domingo, con una agenda de despropósitos que, se intuye, le granjearán una arremetida colectiva de los demás debatientes… UN NEO MORENISTA platica en redes sociales que un pariente suyo le preguntó cómo votar por El Peje, a lo que él, presto, lo instruyó con el método fácil y rápido de las bolitas y los palitos… Y sí, ese es el perfil de los fans del Peje: no saben ni votar… ¡Arrieros somos!

Comentarios

Notas Relacionadas