AMLO reconoce contratos con José María Riobóo.

Yucatán

El candidato presidencial de Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, confirmó que cuando él fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México se le entregaron contratos a la empresa de José María Riobóo para la construcción del segundo piso en la capital del país, los cuales fueron auditado varias veces.

De gira por Yucatán, López Obrador calificó a Riobóo como uno de los mejores estructuristas de México y del mundo, y explicó que él fue quien hizo todo el proyecto de la estructura de la cimentación de los segundos pisos.

“No sé por qué Anaya quiso con eso sorprender, no hay nada absolutamente chueco; yo no soy corrupto”, dijo el abanderado de Morena al tiempo que señaló que de obtener el triunfo el próximo 1 de julio “no vamos a perseguir a nadie; ni van a ir a la cárcel; nosotros queremos justicia, no venganza”.

Durante el debate presidencial, Ricardo Anaya acusó a López Obrador de dar contratos de manera irregular al ingeniero José María Riobóo por un monto de 170 millones de pesos cuando gobernó la Ciudad de México.

“No tiene sentido lo que planteas. Te digo que no. Yo no soy corrupto”, reviró AMLO tras el señalamiento hecho por Anaya.

De acuerdo con documentación oficial del Gobierno de la Ciudad de México, citada por la iniciativa Verificado, la compañía Riobóo S.A. de C.V. recibió entre 2002 y 2005 cuatro adjudicaciones directas por un monto de 171 millones de pesos, todas para la construcción del Segundo Piso del Periférico, dos de ellas cuando López Obrador ya había dejado el gobierno capitalino.

López Obrador dijo que los contratos sobre los segundos pisos se hicieron de conformidad con la ley y se concretaron después de un análisis de que fue el mejor estructurista para construir los segundos pisos.

“Miren el fideicomiso que manejó el dinero de los segundos pisos que yo construí estaba en Banobras, y sabe quién era el director de Banobras, Felipe Calderón”, dijo Obrador.

Manifestó que no tiene nada de qué avergonzarse y por eso subrayó: me pueden llamar peje, pero no soy lagarto”.

 

Comentarios

Notas Relacionadas