Alireza Beiranvand, de las calles a parar penalti a CR7.

Rusia

El arquero persa que le atajó un penalti a Cristiano Ronaldo, y que estuvo muy cerca de dejar fuera a los portugueses del Mundial, vivió en la calle antes de ser la figura que hoy es.

Beiranvand ayudó a su padre a pastorear ganado, al pertenecer a una familia de nómadas, en la localidad de Sarabias. El padre de Alireza detestaba que a su hijo le gustara el futbol, y en una ocasión le rasgó la ropa de juego y hasta le destrozó los guantes de portero.

El joven decidió irse a la capital iraní, Teherán, a probar suerte, pero se fue sin dinero y al principio tuvo que dormir en las calles.

Trabajó en un autolavado, y gracias a su gran estatura fue muy bueno limpiando camionetas. Hasta que conoció a un entrenador de un club local, de nombre Hossein Feiz, quien le dio su primera oportunidad. Más adelante ingresó a las filas del Naft Tehrán.

De ahí el camino ya fue más sencillo gracias a su calidad, llegó a la Selección Sub-23 de Irán, y en 2015 le vino su gran oportunidad con el seleccionado mayor.

 

Comentarios

Notas Relacionadas