Corea del Sur 2 Alemania 0: Los coreanos salvan a México

Alemania quedó fuera de la copa del mundo en la primera fase por primera vez desde 1938. Los alemanes dependían de sí mismos para lograr la clasificación a octavos de final pero dieron un partido mediocre ante una Corea que esperó a que los europeos se abrieran atrás para darles el golpe de gracia en la recta final del partido.

Exceso de confianza

Después de su derrota contra México en el arranque mundialista, Alemania quemo lo que acabaría siendo su última bala contra Suecia, con el gol de Toni Kroos en los instantes finales. El triunfo in extremis de los alemanes los ponía en mejor posición que sus rivales que se enfrentaban en Ekaterimburgo, ya que tenían que lidiar con una Corea que solo podía salvar el honor. El planeta entero esperaba a que los alemanes se hicieran con el triunfo fácilmente para dejar a mexicanos y suecos decidir quien los acompañaría a octavos de final.

La manera en la que saltaron al campo los alemanes llamó la atención ya que parecían estar seguros de haber logrado la clasificación y que los dioses del fútbol iban a abrirles el camino reconociendo su categoría y estatus de campeones del mundo. Pero la actitud teutona no le hizo ninguna gracia a los celestiales que observaban desde lo alto del cielo ruso el desenlace de los dos partidos.

En lugar de un paseo, Alemania se encontró con una muralla asiática parecida a la mexicana que nunca pudieron conquistar en el primer partido. De inicio jugaron con sobradez, y aunque manejaban el esférico, no inquietaban el arco defendido por Cho. Los coreanos fueron los primeros en avisar en el minuto 18, cuando Jung cobró un tiro libre al estilo de Juninho Pernambucano. La pelota rebotó frente a Neuer que no pudo controlarlo y apenas logró desviarlo a córner.

A pesar de que no caía el gol y de la dificultad inesperada, la Mannschaft continuó bajo el mismo ritmo toda la primera parte y llegó al descanso con la noticia, de que en el peor de los casos, el empate parcial en Ekaterimburgo le daba el pase a octavos de final.

Un desenlace para la historia

Lo ocurrido en el segundo tiempo pasará a la historia como uno de los acontecimientos más improbables de la historia de las fases de grupos en copas del mundo. El plan coreano no cambió y pretendían aguantar la presión durante los 90 minutos. Del lado teutón, las noticias de la debacle mexicana llegaban rápido y los alemanes se dieron cuenta que ya no podían esperar el gol con tranquilidad. Rápidamente, acentuaron su acechó del área rival, ahora sí generando peligro. Goretzka fue el primero en acercarse al primer tanto en el 48 con un cabezazo que obligó a Cho a sacar una parada sublime. Dos minutos después, Werner emuló a su compañero con una volea de la diestra que rozó el palo coreano.

Corría el reloj, Suecia continuaba apagando las ilusiones irrealistas de los mexicanos y los alemanes ya se enfrentaban a una situación desesperada. Siguieron buscando pero tardaron una buena media hora en volver a perforar la defensa coreana. En el 87, Hummels pudo haber liberado a todo Alemania cuando se encontró más solo que Messi en la selección argentina en el punto de penalti coreano. Solo tenía que rematar aceptablemente de cabeza para crucificar a Cho, pero inexplicablemente, como si los dioses se hubieran interpuesto a favor de México, remató con el hombro y la pelota se fue por arriba.

Desenfrenados, los alemanes seguían empujando a la búsqueda de un milagro como el de Kroos ante Suecia, pero el VAR los mandó a casa en el 94 cuando el árbitro acabó validando un tanto de Ju Se ocurrido dos minutos antes. Ya hundidos, con Neuer al ataque, Son Heung-Min les puso el último clavo en el ataúd en el 97. Alemania se confió, México regresó a su histórico nivel mundialista y Suecia ganó el grupo F.

 

Tom Houdebine

Comentarios

Notas Relacionadas