Colombianos construyen casa de bambú en Suchitlán.

Con el objetivo de mostrar su trabajo arquitectónico con bambú, la arquitecta Carolina Zuluagua Zuleta de la empresa Zuarq Arquitectos realizó un proyecto de construcción de una casa habitación para una familia de escasos recursos, en la comunidad de Suchitlán, municipio de Comala.

En colaboración con el arquitecto Omar González y algunos participantes de Colombia, así como de artesanos de la comunidad y de Guadalajara, Jalisco; la arquitecta manifestó que se trabaja con el bambú de la zona, el cual tiene una resistencia que no tiene otra variante de la planta.

Al detallar el tipo de construcción, refirió que se hizo en una superficie de 50 metros cuadrados, con paneles prefabricados, para que fuera rápida de construir y se manejó con herramientas básicas tales como taladros, martillos, serruchos, es decir, que cualquier persona pueda tener.

Carolina Zuluagua comentó que manejaron dados, una placa flotante sencilla y el resto columnas en bambú, así como estructuras y vigas; agregó que trabajaron diferentes materiales para hacer el cerramiento de la construcción, tales como vidrio para que ilumine la casa y en la parte posterior y de división, se trabajó madera reciclada.

Sobre la cubierta, indicó que es de teja reciclada muy liviana; expresó que también están realizando entretejidos de bambú para hacer paredes en la parte superior, ya que trabajan un concepto bioclimático.

Al respecto refirió que dado el clima cálido y lluvioso de Suchitlán, se tiene que tener cuidado para que la llovizna no afecte la vivienda; ya que cuando no es lluvioso, es bastante húmedo y afecta, por lo que detalló que hicieron persianas y entretejidos para que la ventilación al interior de la casa esté garantizada.

La casa está compuesta por dos habitaciones, un área flexible que se puede adaptar a las necesidades de cada familia; la arquitecto expresó que como una manera de personalizar las casas, dado que es una zona indígena, por lo que se dieron a la tarea de conocer su cultura, pensamiento y proceder.

La cocina no está dentro de la casa porque ellos cocinan con leña y no querían contrariar esa parte, dijo Carolina Zuluagua Zuleta; el baño también se encuentra fuera de casa, lo cual, dijo, les ayuda a que las instalaciones hidráulicas y sanitarias fueran más fáciles de colocar y no pensar en pozos sépticos por el momento, ya que ya estaban habilitados en otra zona.

El área social con la que cuenta la casa, posteriormente podría ser habilitada para un negocio, algo que ellos adaptarán de acuerdo a sus necesidades.

La arquitecta colombiana se dijo contenta de participar en dicho proyecto por invitación del arquitecto Omar González, por lo que dijo que se van con una impresión maravillosa de las personas de la entidad.

Adelantó que existe la posibilidad de llevar a cabo talleres, hasta tres veces al año, por lo que deseó que cada vez más personas se puedan beneficiar de los proyectos, con los procesos de participación.

Agradeció también a los estudiantes de Arquitectura, quienes colaboraron con los profesionistas, además de aprender del propio proyecto.

Subrayó que al cabo de la construcción tuvieron muchos inconvenientes, por lo que enfatizó que no será una casa perfecta, ya que es el primer prototipo que se hace con personas que fueron capacitadas en el proceso y material donado, muy difícil de conseguir.

“Queda una gran satisfacción del hecho de que hay que empezar, la meta es hacer algo muy grande, demostrar a todos que el bambú es una gran alternativa ecológica”, asentó.

Respecto al tiempo de duración de la construcción, sostuvo que puede durar hasta 100 años, aunque hizo hincapié en que en ese proyecto, no lo garantiza, debido a las condiciones del trabajo, aunque señaló que en el caso de la variante del bambú que ella trabaja, sí se garantiza.

Expresó que el tratamiento que se le da al bambú para luego utilizarlo es por inmersión, se utilizan diferentes sustancias, para que después no vaya a tener plagas; en el caso del proyecto, utilizó soplete para tratarlo, aunque ella en Colombia, no lo hace, pero enfatizó que se trata de adaptarse, por lo que comentó que también se dará mantenimiento a la casa al cabo del tiempo.

Puntualizó que no es difícil trabajar con la planta, y unidos varios países, se pueden construir más viviendas, no solo de interés social, sino de clase media y alta; dijo que es un nuevo concepto, que aún tienen miedo de utilizar, por lo que se pronunció en favor de capacitar a los interesados y que los inversionistas se den cuenta que tienen una opción de trabajar con material más respetuoso del medio ambiente.

Finalmente la profesionista agradeció al Centro de Capacitación Colombiana por enviar a un artesano constructor, por lo que adelantó que uno de los propósitos es firmar un convenio en donde cada vez más colombianos se sumen a los procesos de capacitación de artesanos.

 

Comentarios

Notas Relacionadas