Lo mejor de la Copa del Mundo Rusia 2018.

El rey de este mundial de futbol han sido los memes. Los memes han invadido como diáspora inmediata los encuentros futbolísticos de Rusia 2018. Éstos no dejan títere sin cabeza. De manera inmediata, casi en tiempo real, surgen en las redes sociales un video, imagen, hashtag, o simplemente una palabra o frase alusiva al juego de futbol de nuestra preferencia, no importa si gana, empata o pierde.

Éstos van desde la celebración de un gol, el atajadón que no se logró, el patadón hacia la portería alta creyendo que es futbol americano, si es penal o no, a las acciones de los árbitros, los “caballazos” involuntarios, pero adrede, entre los jugadores, las zancadillas, jalones y patadas, hasta las tomas de videos de los miles de aficionados sobre algún momento del partido.

Todos tenemos un jugador favorito de cada Mundial. Mi héroe hasta ahora es el guardameta Guillermo Ochoa. No nos perdemos los partidos de la selección a la que le apostamos, seguimos cada una de sus jugadas y hacemos fuerzas para que consiga la gloria. Les gritamos al través de la T.V. como si nos oyeran, les damos instrucciones, los criticamos, a, pero eso sí, los apoyamos con el corazón en la garganta y realizan los fanáticos, festejos desmedidos por la flor de un día. Yo no.

El gane de México sobre Alemania en las escaleras eléctricas del metro ruso parecían el metro de Taxqueña en hora pico, con danzantes emplumados, sombreros de charro, chapulines colorados y todos con “la verde”, camiseta, claro está, para motivar, celebrando con Tecate o Coronita y el camioncito Bimbo paseando por la Plaza Roja.

Y seguimos en Rusia ‘todo incluido’. Eso es lo mejor. Porque el cuento se acaba cuando la Selección de México regrese. En un país tan grande y diverso prácticamente demanda mucho tiempo para revelar todos sus tesoros, está claro que no se puede ver ‘toda Rusia’ en una sola ciudad —el país es demasiado grande para ello.

El equipo mexicano ha enfrentado las distancias lejanas entre cada una de las sedes de la primera fase del mundial. Ha jugado hasta ahora en las mejores sedes. El partido de lujo Alemania vs México del 17 de junio se jugó en Moscú, la capital de la Federación Rusa, conocida como una de las ciudades más renombradas y fascinantes del mundo.

Se trata de una metrópoli dinámica del siglo XXI en la que México se presentó en el estadio Luzhnikí, uno de los complejos polideportivos más grandes del mundo. Eso me permitió hacer dos notas culturales sobre esa importante ciudad y San Petersburgo, segunda ciudad importante con el Museo Hermitage.

El 23 de junio jugó Corea del Sur vs México, en Rostov del Don, la llamativa cultura cosaca sigue estando muy presente en Rostov, una ciudad moderna con vistas al hermoso río Don. Actualmente es una ciudad museo, y una de las principales atracciones turísticas de la zona.

De susto, el 27 de junio jugó México vs Suecia en el estadio de Ekaterimburgo, la cuarta urbe más grande de Rusia. Con una ubicación excepcional en la frontera geográfica entre Europa y Asia, la ciudad, situada al pie de los montes Urales, fue fundada por un decreto de Pedro I El Grande, y se la llamó Ekaterimburgo por Catalina I (Ekaterina, en ruso), la esposa del zar.

Justo en ese lugar, hace casi un siglo, la mañana del 17 de julio de 1918, el zar Nicolás II junto a su familia fueron trasladados desde San Petersburgo, donde estaban retenidos, hasta la casa del comerciante Ipatiev, que ocupaba el lugar actual de la catedral, para poco después ser ejecutados cruelmente y poner fin a la era zarista a manos de los bolcheviques.

Los “rojos” pudieron más que los “blancos” y con este suceso comenzó un proceso de cambio en Rusia hacia lo que más adelante se le conocería como la Unión Soviética. El lugar donde ocurrió este asesinato es hoy en día un sitio casi de peregrinación, lo que antiguamente fuera la casa de un comerciante, se convirtió en el 2003 en un templo ortodoxo al que acuden cada año miles de visitantes a rendirle honores a los “mártires de la familia imperial”.

Las mujeres de la casa real eran educadas, letradas y con un buen dominio del francés. Las aristócratas rusas, conocedoras de las leyes de la moda y en busca de un modo de ganarse la vida, se convirtieron en las maniquís de las casas de moda de París.

Su belleza, sus modales aristócratas, su encanto y su capacidad para presentarse a sí mismas, generaron inmensas ganancias a conocidas marcas. A esta ciudad se suma que es una de las principales paradas del ferrocarril transiberiano y adicionalmente en ella confluyen el transmongoliano y el transmanchuriano. Eso suena muy lejos de México y las dos últimas líneas del tren nunca las había oído mencionar.

Un hecho muy interesante de Ekaterimburgo es el hecho de que a esta ciudad fueron evacuadas la mayoría de las obras de arte del palacio del Hermitage, para ponerlas a salvo durante la Segunda Guerra Mundial.

Para este próximo lunes 2 de julio será un partido muy esperado México vs Brasil y se llevará a cabo en Samara, que se encuentra situada en el extremo sudoriental de la Rusia europea, en la confluencia de los ríos Volga y Samara, y además posee una característica que la convierte en una sede mundialista ideal: es una ciudad famosa en Rusia por su pasión por el futbol.

¿Sabías que el Samara Arena se caracteriza por contar con motivos del espacio exterior en su diseño? La fachada del estadio es una cúpula transparente que recuerda a un platillo volador o a una nave espacial, para ser congruente con el papel que ha desempeñado la ciudad en la exploración espacial rusa y mundial.

En Samara hay muchos museos interesantes. El museo “Samara espacial” exhibe el desarrollo aeroespacial de la ciudad, está situado al pie del verdadero cohete “Soyúz”. Su inauguración oficial tuvo lugar el 12 de abril de 2001.

El cohete-monumento “Soyúz” fue establecido en honor al aniversario del vuelo de Yuri Gagarin. La altura del cohete junto con el edificio es de 68 metros. La exposición permanente del museo contiene una serie de los objetos expuestos únicos. Aquí se puede ver los verdaderos artefactos que componen la técnica espacial y algunos modelos de los cohetes rusos. En la exposición también hay unos objetos expuestos interactivos que cuentan cómo funciona esta técnica.

Por ejemplo, el proyecto «Spacebook-Cosmos en bolsillo» nos cuenta cómo usamos las tecnologías espaciales en la vida ordinaria: sobre el trabajo de la comunicación celular y de la red de internet, cómo predicen el tiempo, cómo trabajan los sistemas de navegación, y cómo podemos investigar la Tierra y el cosmos lejano.

Otro proyecto está dedicado a la estancia del ser humano en el espacio. Aquí se puede conocer cómo viven los cosmonautas en la estación orbital: cómo trabajan y descansan, que comen, cómo se lavan y se entrenan, qué experimentos se realizan y qué resulta de todo esto. Esta información está transmitida en las pantallas y será interesante ante todo para los visitantes jóvenes.

Otro museo increíble de imaginar es el “Búnker de Stalin”, situado a una profundidad de 37 metros, deja una impresión inolvidable. Esta estructura está construida en las condiciones de la confidencialidad durante los años de la Segunda Guerra Mundial, bajo la Academia de la Cultura y las Artes. Se puede recorrer un laberinto de dependencias de guerra y cámaras de operaciones de ambiente peculiar. Es única en el mundo.

Otro espacio difícil de imaginar su existencia es el Museo Casa Lenin que funciona desde 1940. A partir de mayo de 1890 a agosto de 1893, las familias de los Ulianov alquilaban, en Samara, un departamento en el segundo piso de la casa, perteneciente al mercader de Samara Ilya Rytikov. Hasta nuestros días el edificio se ha conservado casi en su totalidad: la casa de vivienda, construcciones del patio, así como el perímetro del jardín.

En 1970, para el centenario del nacimiento del líder del proletariado mundial, fueron restaurados los ambientes del departamento donde vivía la familia de los Ulianov y en la planta baja se organizó una exposición documental científica, dedicada al período de vida en Samara de Vladimir Lenin. Además, en base al museo, se rehízo el fragmento histórico documental de la antigua tienda comercial de Ilya Rytikov, se equiparon las salas de exposición y de conferencia.

El Museo de Arte de Samara es interesante para los amantes del arte. El museo se encuentra alojado en un imponente edificio neoclásico del siglo XIX, y se extiende por un antiguo palacio en la calle Venzeka y por dos casas históricas de artistas del pueblo Shiryaevo. Su colección cuenta con más de 16 mil obras de arte, desde el siglo XVII hasta el XX. Entre ellas, destaca la colección de tesoros de la vanguardia rusa.

El Templo Católico al estilo gótico, la Iglesia luterana, el Teatro de Ópera y Ballet, la mansión de Kurliná, la arquitectura de las calles Kúibysheva y Leningrádskaya, el monumento de Gloria, la estela “Ladiá”, los monumentos a Chapaev, Púshkin, Lenin, príncipe Grigóriy Zasekin, las esculturas “La gata sobre el radiador”, “Los Sirgadores del Volga”, “Buratino”.

Hay un zoológico y un circo muy tradicional en la ciudad que, según el museo de historia local, comenzó como una forma de los migrantes tártaros para mantenerse haciendo suertes a caballo.

La jugada peligrosa se acerca, vamos con todo, ¡vamos México! Así también podré continuar mi viaje en un tapete mágico, como los cuentos de hadas rusos. Lo mejor, lo mejor del Mundial de Futbol 2018 es ¡viajar y viajar! Para cultivar, aprender.

blancagardunomx@gmail.com

 

Comentarios

Notas Relacionadas