Harry Kane, de niño rechazado, a estrella mundialista.

Siendo apenas un niño, Harry Kane fue rechazado por el Arsenal y tuvo problemas por ser considerado demasiado bajo y demasiado lento. Hoy es la gran estrella del Tottenham y de la Selección Inglesa, con la que disputa hoy miércoles ante Croacia las semifinales del Mundial.

“Es uno de los nuestros”: en el Tottenham lo gritan alto y fuerte, pero el jugador londinense de 24 años no ha tenido precisamente un camino fácil hasta llegar a la élite y por momentos pareció tener imposible poder cumplir su sueño.

El Arsenal fue el primero que le ‘cazó’ para sus filas, pero luego terminó rechazándole. El propio Kane explicó en febrero, en un artículo para la web The Players Tribune, cómo de difíciles fueron sus inicios.

“Un día, cuando tenía ocho años e iba al parque con mi padre, él me puso el brazo sobre mi hombro y me dijo: Harry, el Arsenal te ha echado. No recuerdo qué sentí en ese momento”, explicó el jugador que lidera la tabla de goleadores de este Mundial con seis dianas.

El Watford marcó un antes y un después. Fue un triplete con ellos ante el Tottenham lo que convenció al club de sus amores, sorprendido por ese joven muchacho, para llamarle. Pero una vez más, las cosas no fueron sencillas.

“Cuando tenía unos catorce años estaba al límite de no ser conservado en el equipo”, asegura el exdirigente del Tottenham, Chris Ramsey, a la revista FourFourTwo. “Siempre tuvo talento, pero era bajo y los jugadores bajos tienen problemas para abrirse camino”, apuntó.

Kane compensó su falta de cualidades físicas con una hipermotivación. “Un volumen de trabajo” y una “mentalidad” impresionantes en opinión del que era entonces director del centro de formación de los Spurs, Alex Inglethorpe.

Fue cedido al Leyton Orient, al Millwall y al Norwich antes de su regreso con 20 años. Ese periplo pudo haberle desanimado. Se fue entonces en préstamo al Leicester, en aquel momento en segunda división, al principio de la Temporada 2012-2013.

Kane toca fondo en cierta medida, relegado al banquillo del equipo. Fue un documental sobre Tom Brady, la figura del futbol americano, lo que le cambió definitivamente la vida.

Minusvalorado por su físico ordinario y dejado de lado por los cazatalentos, Brady fue apenas la opción 199ª en el draft, en la sexta ronda (de siete). Herido en su orgullo, apretó los dientes, se esforzó al máximo y ganó cinco Super Bowls con los New England Patriots.

“Fue una auténtica fuente de inspiración. Brady creía mucho en sí mismo, continuó trabajando y trabajando, casi de manera obsesiva (…) Fue como si se encendiera una luz en mi cabeza, aquel día, en mi sofá de Leicester”, aseguró tiempo después.

Unos meses más tarde, decidido a apostar por su sueño, Kane rechazó otra cesión y quiso demostrar al Tottenham que era un jugador para ellos.

“Era como poder ver mi sueño de niño, ahí, delante de mis ojos, pero sin poder alcanzarlo. Esperaba que alguien me lo acercara. Pero la vida no te regala nada. Hay que ir a por ello”, aseveró.

 

Comentarios

Notas Relacionadas