Transporte caro obstaculiza la rehabilitación de pacientes.

Infoecos/Colima

Por problemas económicos, los familiares de personas con parálisis cerebral se ven orillados a interrumpir su proceso de rehabilitación, aseguró Yasmín Delgado Corona, vocal del Patronato de la Asociación Pro Personas con Parálisis Cerebral (APAC).

Reconoció que en la entidad no existen camiones adaptados y el servicio de taxi es muy costoso para transportarlos con su silla de ruedas a las instalaciones de APAC, y mencionó que aunque reciben el apoyo del Incodis, la cooperación que realizan también puede significar un problema económico para algunas familias de condición vulnerable.

“Tenemos actualmente detectados cuatro alumnos que no acuden a su terapia diaria porque no hay transporte que los pueda mover, y realmente para los padres de familia resulta muy caro llevarlos”, resaltó.

Confirmó que la mitad de los alumnos de APAC llegan a su terapia a bordo de los camiones que proporciona el Incodis que le cobra 20 pesos a cada niño por día, lo que implica que semanalmente tengan que pagar cien pesos lo que suma 400 pesos cada mes, lo que resulta más caro que la aportación que hacen por su terapia.

Indicó que en ocasiones se descompone el camión que los transporta y por eso los pacientes dejan de acudir a terapia, porque aunque hubieran podido pagar el costo de un taxi incluyente, no existen suficientes unidades para atender la demanda y el costo de su servicio es muy elevado.

“Hemos tenido acercamiento para gestionar que a las personas que actualmente utilizan el servicio de transporte que proporciona el Incodis no se les cobre, para que se apoye la economía de estas familias porque también redunda en el apego a las terapias que reciben”, ratificó.

Reconoció que el servicio de taxis “normales” también resulta caro porque les cobran entre 50 y 70 pesos por transportar a una persona con parálisis cerebral, ya que requiere utilizar también una silla de ruedas.

Además consideró prudente solicitar a las autoridades municipales y estatales que se fortalezca y amplíe la infraestructura y logística del trasporte público especializado porque aunque se ha trabajado en la construcción de rampas, no hay vehículos para transportarse.

Agregó que además los peatones y automovilistas no respetan los señalamientos, hay banquetas quebradas, rampas destruidas o calles obstruidas, y para poder pasar con una silla de ruedas es necesario bajar al arroyo de los vehículos.

Comentarios

Notas Relacionadas