Fantasía, humo y espejos: Stand Up Politik.

Stand Up Politik.

La risa, sin duda, es el reflejo más humano de la felicidad. Nos reímos por alegría, gozo y regocijo. Soltamos risotadas por la astucia y nos carcajeamos de la inverosímil e irónica realidad.

El espectro que atrae a la hilaridad es tan basta como la cantidad de ocurrencias que se pueden disparar. A los profesionales de la sonrisa sonora se les llama cómicos y a los que no tanto, se les tilda de desafortunados y/o payasos.

En lo que va de la semana (y apenas es miércoles) tenemos dos casos que si de por sí en individual son una joya, en conjunto son una bomba. El primero de ellos es el de quien –de manera muy burda- quiso compartir un momento de (la ya acostumbrada mala) comedia, y el segundo, es el desafortunado arrebato de autocomplacencia y presunción, que lo llevó a recibir en una de las tribunas más importantes del mundo la tan mentada e inesperada reacción.

La curiosidad del primer caso –que a mi parecer es un rotundo éxito tardío y al parecer de otros es la última burla del sexenio- reside en que uno de los grandes pesares del sexenio que está por terminar fue el de la mala y tardía comunicación institucional. Nunca conocimos a Enrique, sólo al Señor presidente.

En lo que a expresión refiere, todo, por lo regular, era tan finamente acartonado que no dejaba más que dudar, todo venía enlatado, empacado y listo para masticar. Mucha oratoria política, mucho trabajo y muy poca conexión entre humanos.

No lo tomen a mal pero yo prefiero un presidente humano a uno mecanizado. Uno que muestre su vida y no se oculte con el manto de su trabajo. En mi memoria recaen ahora tres o cuatro momentos clave de ejemplos de una comunicación más laxa y que definía más al hombre que la envestidura.

La formalidad nos ocultó a un presidente que (carente de las habilidades mínimas para la comedia) no desperdiciaba oportunidad para mostrar su lado bromista y dicharachero. Con el melodramático sketch en el pulso de Chumel, me queda claro que -dejando las decisiones de estado de lado- de haber abierto una línea más informal de comunicación donde se presentara al hombre más allá del cargo, hoy se podría responder más certeramente la pregunta ¿quién es Peña Nieto?

La curiosidad del segundo acto radica en la burla sarcástica de lo desafortunado de la realidad. Pues ante la siempre equivocada acción del autovitoreo, el presidente de la (que era la) nación más poderosa del mundo, Donald Trump, sólo recibió la guasa internacional.

Dijo que, en lo que va de su gobierno, se “ha logrado más que casi cualquier otra administración en la historia” de su país, y como era de esperarse, ante semejante pifia, toda la Asamblea de las Naciones Unidas, contra todo protocolo, se echó a reír.

Solo pudo responder con un “no esperaba esa reacción, pero está bien”. Y es que, hasta él, se habrá dado cuenta de semejante resbalón, ya que lo único que ha logrado el presidente más naranja del planeta, es tuitear para desestabilizar su economía, para descomponer el tejido social, y para poner a medio mundo en su contra.

Malamente se rompieron los protocolos de respeto diplomáticos, pero a decir verdad yo no los culpo y me gustaría ver la toma de los codazos, pues lo único que se puede esperar de un gobierno de chiste, son chistes.

Al margen….

 

UNA DE SUEÑOS Y ESPERANZAS

Ayer se instalaron los diputados locales que están por estrenarse, nuevecitos y de paquete, cargados con los sueños y esperanzas de un pueblo que está ansioso de ser -más o menos- representado como se le prometió.

Ya con todo listo arrancaremos con la legislatura paritaria de la tierra prometida, que, según las palabras parafraseadas de su propio testamento, nos llevará a la tierra de la leche y miel con amoroso bienestar.

A las fracciones de minoría les deseo éxito en la encomienda que desde la oposición aceptaron; representen dignamente las causas de quienes en sus partidos confiaron.

A su vez, a las poderosamente aplastantes fracciones de mayoría, les deseo la mejor de las suertes, pues del dicho al hecho, hay mucho trecho.

Comentarios

Notas Relacionadas