Locho y Miguel Sánchez: dos casos a analizar

Leoncio Morán, una de sus primeras labores ya como presidente municipal: levantar piedras que estaban sobre una calle al norte de la ciudad, fotografía publicada en el muro del Ayuntamiento, el pasado jueves. Bien, mas los cuestionamientos surgen.

¿Las piedras? ¿El tamaño? ¿El motivo? Quienes conocen del tema y transitan por ese lugar han comentado a este espacio que días previos no estaban y que no ha llovido de tal manera que el cauce las pudiera levantar. Por lo tanto, todo indica que alguien las sacó y desparramó por la madrugada.

Los propietarios de ese lugar seguramente tendrán cámaras en las afueras, debieran revisar el material para que quienes hayan hecho la fechoría sean denunciados; desde la ciudadanía se mira el hecho como un mensaje precisamente para quien vive ahí, donde las piedras fueron sacadas del piso de la calle.

Leoncio Morán ha empezado su trabajo como alcalde con la característica peculiar que tiene, trabajo antes que palabras, nos congratulamos con su acción, mas si aspira a competir por la gubernatura en el 2021, debe evitar las confrontaciones estériles.

El legislador Miguel Ángel Sánchez Verduzco, encargado de la fracción de Morena y del Gobierno Interno del Congreso local, en cierto medio denunció que la prensa es corrupta, manifestó que son chayoteros. Su acusación, por su cargo, es una afirmación dura, tiene que ser explicada.

Trató a rajatabla, como se dice coloquialmente, a quienes laboramos para los medios. El diputado Miguel Ángel tiene que denunciar a quien le pidió chayotazo. De él podemos afirmar que no ha sido la persona capaz para aglutinar las diversas fuerzas que fueron parte de la alianza “Juntos Haremos Historia”.

Sánchez Verduzco, junto con el encargado de Hacienda, y el de Comunicación Social de este Congreso, no han informado a la ciudadanía cuál es la realidad de sus percepciones, máxime si para ello están tomando en cuenta lo sustentado por el Presidente electo y su presidente del CDE del partido Morena en la entidad.

De continuar de la misma forma, Miguel Sánchez, diputado de la Quincuagésima Octava Legislatura de Colima, creemos que el puesto le va a quedar grande, pronto, o tira la toalla porque tendrá que reconocer que las situaciones lo rebasan, o los diputados locales de Morena, para bajarle de presión a las confrontaciones, tendrán que elegir entre ellos a otro que responda a lo que la ciudadanía les dio la confianza.

EL ENCARGADO DE COMUNICACIÓN SOCIAL DEL CONGRESO

Desde hace tiempo los encargados no hacen su chamba, por lo tanto, las acciones de los diputados en general, la ciudadanía no está informada debidamente sobre sus actividades. Mientras la sociedad no sufría las embestidas de la crisis social, no importaba mucho quién fuera.

Pero desde hace años, la situación cambió radicalmente, producto de ello, la Quincuagésima Séptima Legislatura y lo que va de la Quincuagésima Octava en estos días su trabajo es seriamente cuestionado por lo ciudadanía. Si siguen nombrando personas inexpertas que van a aprender, los legisladores de Morena, PES y PT pagarán con el voto ante la ciudadanía.

De por sí los actuales diputados están realizando una serie de trabajo que sus enemigos lo exhiben como malo, y no contando con un buen gestor en la comunicación, échenle cuentas a dónde irán a parar. Ustedes son los legisladores y tienen la última palabra.

LA INSEGURIDAD

Cuando la inseguridad se apodera de una sociedad en crisis, cuando el temor desborda las fronteras de la reflexión, el nexo entre desigualdad social e inseguridad no se hace explícito ni pensable, y se niega todo vínculo de causalidad entre desigualdad y seguridad.

Vivimos en tiempos violentos. Pero ¿son ellos los únicos violentos? ¿Es de los llamados menores el patrimonio de la violencia? ¡Nos arrasan violencias mayores! De repensar responsabilidades se trata: las de ellos, las de nosotros, las de los que nos gobiernan (dos párrafos tomados de un libro de violencia).

Comentarios

Notas Relacionadas