Daniel Alfonso Puga Garibay

A CONTRA RELOJ

Camarón que se duerme…

Hoy, regresaremos las manecillas del reloj para recordar el proceso de legitimidad de algunos que otros Presidentes.

La importancia de iniciar un gobierno con legitimidad es algo que a todos los Presidentes les ha preocupado a través de los años. Esta práctica se ha desarrollado de una manera u otra, por ejemplo, al inicio del sexenio de Carlos Salinas de Gortari, existía un personaje llamado Joaquín Hernández Galicia, mejor conocido como “La Quina”; líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM).

El anterior, tenía en su poder información privilegiada del en ese entonces Presidente, así como el poder de designación de senadores, diputados y alcaldes de las principales zonas petroleras del país. Aunado a esto, no era un secreto los manejos déspotas y enriquecimientos en su paso por el Sindicato. Siempre sostuvo buena relación con los gobernantes en turno.

El 10 de enero de 1989 el entonces Presidente, Carlos Salinas de Gortari ordena encarcelar a Hernández Galicia, condenándolo a 35 años de prisión, y acabando con su liderazgo, al perder “La Quina”, perdieron también sus amigos, a este hecho se le conoce como “El Quinazo”. Con esto, Salinas obtiene el control total del STPRM

¿Qué hizo la Quina para hacer enojar a Carlos?

El poder tan grande que Hernández tenía dentro del Sindicato es un suficiente factor para hacer sentir celos a un presidente como lo fue Carlos Salinas de Gortari, además de ello, en las principales zonas petroleras del país las urnas electorales daban un margen de triunfo al candidato de oposición Cuauhtémoc Cárdenas.

Año 2012.

El 1 de diciembre dio inicio el sexenio de Enrique Peña Nieto, y con ello, la búsqueda de su “Quinazo” para obtener legitimidad en su gobierno. El PRI regresaba al poder, y con ello, el miedo de la ciudadanía a regresar a los tiempos de corrupción.

¿Quién sería bueno?

La Maestra Elba Esther Gordillo era la líder del Sindicato Nacional de Trabajadores para el Estado (SNTE) y una de las mujeres más poderosas del país, había sido Diputada Federal, Senadora y entre otros cargos dentro del partido del, en ese entonces, Presidente. Conocida por la sociedad mexicana, no era un secreto que tenía una vida llena de riquezas y lujos, así como el cariño de los agremiados a dicho sindicato.

El 26 de febrero de 2013, Gordillo fue detenida por el delito de operación de recursos de procedencia ilícita y por la presunta malversación de $ 2 mil millones de pesos.

¿La venganza?

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) le ha otorgado la libertad y el regreso de sus bienes a la Mtra. Elba Esther, quien una vez libre ha iniciado su plan de venganza hacia EPN, sus molestias claramente son; el haberla privado de su libertad durante 6 años, y el no poder pasar los últimos días con su hija Mónica Arriola Gordillo, quien falleció en el año 2016, como ella hubiera querido.

Los rumores de su regreso al SNTE, nos hablan del regreso de la hegemonía sindical, tendrá el poder total de sus agremiados, y así al Sr. Presidente le saldrá el tiro por la culata. Se debe analizar antes de permitir a una persona tan poderosa como la Mtra. regresar al juego de las mieles del poder.

¿Y el Quinazo de López?

En todos los casos existía una relación previa entre los sacrificados por legitimidad y los gobernantes en curso, así también encamina el “Quinazo” del presidente AMLO.

Rosario Robles Berlanga, fue aliada de AMLO durante sus años en la Ciudad de México, fue quien entrego la Jefatura de Gobierno al anterior, e impulso su candidatura siendo presidenta del PRD. Conformo una alianza con Rene Bejarano, Carlos Ahumada y Carlos Imaz, entre ellos recolectaban dinero y financiaban campañas políticas.

Después del rompimiento de las izquierdas, Rosario Robles apoya al Ex Presidente EPN, siendo beneficiada y premiada con la Secretaria de Desarrollo Social. La experiencia quedo en el olvido, y se dejó envolver en controversias como “La estafa maestra” durante los seis años del Gobierno del mexiquense. Esto la hizo ser presa fácil para un acuerdo de legitimidad entre el presidente saliente y entrante.

¿Qué se viene?

Les deberían de aconsejar a todos los Secretarios de Estado, que “El Quinazo” es y será una constante en los gobiernos entrantes, hay que tener mucho cuidado por donde deambulan, y por donde caminan, hay que saber decir que no. Apegarse a la legalidad antes que cumplir caprichos presidenciales siempre será la mejor manera de llevar su gestión.

Cuidado con aquellos programas que no tienen reglas de operación, serán observables en la transición, 6 años pasan rápido. No se las van a pasar, “Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente”.

POSDATA. Al Instituto Mexicano del Seguro Social, varios conocidos me han comentado que se les ha dado fecha de operación y se las han movido en varias ocasiones. Lo urgente no debe prevalecer más que lo importante.