Alfonso Polanco Terríquez

SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO

¿Diputados locales a favor de la corrupción e impunidad?

La quincuagésima legislatura Novena Local tiene pendientes dos temas torales sobre el escritorio, el primero, el informe presentado por la Auditora del Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización en el Estado de Colima, Indira García. Y, en segundo término, igual de importante, es el que tiene que ver con las modificaciones al Código Penal y establecer como delito de violencia digital a quien “hostigue o envíe” contenido no requerido una o más veces a través de las tecnologías de comunicación, redes sociales, correo electrónico, mensajería instantáneas, etc.



Si los diputados locales minimizan el trabajo realizado por la Auditora y su equipo en el Osafig, los ciudadanos, y quienes tenemos la responsabilidad de comunicar, no podemos dejar en el tintero estos temas, estamos obligados a exigirles cumplimiento de la verdad, máximo cuando encontró esta dependencias durante el ejercicio 2018, tres mil 220 hallazgo (anomalías en el manejo del erario público), practicado a 29 entes a las Comisiones de Aguas, Instituciones autónomas, a los tres poderes y las diez alcaldías.



La dama de hierro, como se le conoce a la auditora Indira García, porque ha sido frontal y a ningún tema le ha sacado la vuelta, sobre todo, ha tocado a entes que nunca habían sido auditados, prueba de lo anterior es que, al ingresar a la página web del organismo, percibirán de entrada que se encontraron dos mil 687 hallazgos de mal manejo del erario público, solamente fueron solventadas dos mil 140, 547 algunas instituciones no les importó solventar las observaciones del manejo del dinero público y se dieron 533 recomendaciones.



De igual manera, podemos visualizar que de los tres mil 200 hallazgos citados, solamente 222 no fueron atendidas por los entes auditados. Sobre estos casos y los anteriores ya están en manos del Quincuagésima Novena Legislatura, así como en el Sistema Anti corrupción y la Fiscalía Anti corrupción, esta última desde marzo del presente año tiene en su poder 29 denuncias realizadas contra diversos entes y solo ha resuelto una.



Las modificaciones realizadas a nivel nacional, y en el propio Congreso del Estado, impide a los diputados manosear y dar completa impunidad a funcionarios corruptos, pues, tal parece que, la auditoría realizada por la auditora y su equipo de trabajo, durante el 2018, pisó cayos, encontró actos de corrupción en los que están involucrados legisladores locales, funcionarios y autoridades, por ese motivo los diputados han señalado que la funcionaria no está realizando su labor correctamente y los diputados corruptos ahora están cabildeando para removerla.



Los legisladores locales exigen a la auditora pruebas y entrevistas para analizar en forma conjunta los hechos, pero, en la realidad, lo único que han hecho es cambiar fechas, decirle que no tienen tiempo para atenderla, pero por detrás trabajan para su remoción con tal de dejar a varios legisladores y funcionarios gozar de impunidad pese a que está demostrando la corrupción.



Incluso la culpan de que un texto constitucional del Estado de Colima que hace referencia a su trabajo, que está mal construido y que fue avalado por ella, mismo que la Auditora les ha dejado en claro en varios oficios que les ha enviado con evidencia la forma como ella envió la enmienda constitucional y que no se parece en nada a lo que los legisladores locales avalaron.



Lo grave del asunto no para ahí, ahora pretenden, a través de una modificación del Código Penal, tipificar como delitos el que los ciudadanos o medios informativos que compartan, a través de las redes sociales o de comunicación, las frivolidades de los actores políticos, en vez de tener un comportamiento moral, tal como Andrés Manuel López Obrador les ha exigido a sus seguidores, simpatizantes y servidores de la nación.



El Congreso Local en vez de legislar sobre temas vitales para el estado como el buscar estrategias para disminuir la violencia de género, generan iniciativas para amordazar y parar a Casas Editoras, comunicadores y ciudadanos, para proteger a quienes han cometido actos de corrupción e impunidad y lo lamentable que detrás de ambas iniciativas aparece un diputado local.



Para despedirme. La pregunta: ¿Cuántos legisladores van a participar en proteger y dar impunidad a quien son corruptos? Ustedes tienen la respuesta, si continuarán cerrando el paso a la auditora en vez de apoyarla, quedarían en evidencia su simpatía con los actos de corrupción.