Fabian Rivera

En Libertad

Émile Durkheim

Para poder entender las sociedades actuales, y el pensamiento que sobre las mismas tiene Émile Durkheim, indiscutiblemente tenemos que referirnos al llamado padre de la sociología moderna, me refiero a Augusto Comte. Sus ideas sobre el positivismo, proponen construir un nuevo orden mundial, después de todo el desorden generado por la Revolución Francesa. Definimos positivismo, como un modo convergente de asumir el conocimiento, con el propósito de mejorar las sociedades del siglo XIX.

Es precisamente esta visión, la que va a motivar a Durkheim a estudiar los hechos sociales, con el objetivo de mejorarlos, perfeccionando de esta forma, el concepto de positivismo, desarrollado en un inicio por Comte. Durkheim, es considerado como uno de los principales defensores de una visión estructural de la realidad social, a través de sus postulados, desarrolla una perspectiva interesada, sobre todo, en el peso de los condicionamientos objetivos, abogando por una ciencia social que capte las regularidades empíricas en el funcionamiento de las instituciones colectivas.

Durkheim posee una visión estructural de la realidad. Para el sociólogo de origen francés “la sociedad trasciende al individuo, es decir, es una "cosa" por sí misma y como tal, debe estudiarse de esta forma. Nuestro sistema de creencias es una "conciencia colectiva".

Desde nuestra perspectiva, Durkheim rompe con la corriente filosófica que venía dándose en los pensadores de su época, para establecer claras diferencias en sus postulados al tratar de diferenciar la filosofía de la sociología, a través del estudio de “hechos reales y observables”. Y por otro lado, a diferenciarse de la psicología por las “realidades externas al individuo, que lo condicionan dentro del terreno de la “acción y representación”. La representación, definiendo el contenido de la regla y la regla, limitando los rangos de la acción.

Es así como la teoría de Durkheim, logro marcar un antes y un después en la historia de la sociología, aportando al estudio del comportamiento humano, a través de la construcción de las colectividades, significados e instituciones. Hay que recordar pues, que la sociología estudia acciones, representaciones y sentimientos humanos, dentro de los colectivos, en los cuales los seres humanos se agrupan. Aquí cabe la pregunta: ante estas realidades eternas y coercitivas que condicionan la acción humana ¿dónde queda la libertad?

*El que suscribe es Maestro en Alta Dirección y Coordinador Local de Students For Liberty. Correo: fmoral@eslibertad.org